Daniel Soriano, doblemente aniversario

Este 30 de marzo se me acumulan los aniversarios. Al de Diego tengo que unir el de Dani, por partida doble.

Supe de Daniel Soriano por una esquela y su padre me contó cómo fue su pérdida:

Venía a casa a celebrar su 25 cumpleaños por la N-IV. Un operario le mandó parar por obras. Quedó entre dos camiones. esperando a que dieran paso a los que venían en su sentido, apareció un tercer camión de 40 toneladas a 95 Km/h y se empotró con el camión que estaba tras él. Los tres camiones quedaron empotrados entre sí. En medio quedó Dani con su Citröen AX.

Los análisis de sangre posteriores explicaron lo inexplicable, todo pasó en una recta de un Kilómetro, un día despejado, sin ningún motivo aparente. El conductor del camión dio positivo en alcohol y cannabis.

Efectivamente estudiaba en Sevilla Ingeniería Informática. Había aprobado en febrero las últimas asignaturas y sólo le quedaba leer el proyecto. Tenía la cabeza llena de proyectos e ilusiones que quedaron truncadas por la conducta de aquel malnacido.

Antonia, Pedro, hoy estoy con vosotros. Un fuerte abrazo.

Años previos

  

Lo tuve todo, ahora nada tengo

sólo un montón de años previos

a ese momento en el que algo

me cogerá del pescuezo

y agitará mi sombra hasta que se vaya diluyendo

en un muro ciego que contiene

demasiada tierra. Al final todo se viste de tierra

y la tierra concede su permiso a la vida

para hacerse pasajera

y crear orillas donde sólo había agua

una infatigable desesperación cerca de la inmensidad

en donde se avanza para llegar al principio.

  

Algo se ocultó para siempre

un rostro, un corazón, unas manos que sabían tocarme

y jugar con mis miedos demasiado deprisa

y se ocultó debajo de la tierra

en esa niebla profunda en donde brillan las raíces

como almas que está esperando aparecer

para volver a encontrar sus viejas habitaciones

algo con lo que recordar

que no pueden rendirse todavía a la evidencia

de que la tierra nunca miente

cuando oculta todo aquello que nunca devuelve

  

lo tuve todo y ahora nada tengo

me queda un caudal de días oscuros

que esperan devolver su mirada

y cambiarse de luz

sin la memoria 

(Manuel Julía. «Sobre el volcán la flor»)

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

Después de escribir este comentario, me he vuelto a encontrar con Daniel, un año más:

Publicado martes, 30 de marzo de 2010 7:59 por FZ madredHelena.
Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Acerca de Flor Zapata

Desde Abril de 2005, soy Flor Zapata, madre de Helena. Ese es mi pie de firma desde que escribo para concienciar sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Aniversario, Conmemoración, Correo sin entregar, Duelo, Muertes en carretera, Sentimientos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Daniel Soriano, doblemente aniversario

  1. Dani dijo:

    Hola

    Fui compañero de mi tocayo Dani en la facultad. Un tío estupendo, de los que increíblemente tienen la capacidad de ser amigos de todo el mundo. Trabajador, estudioso y deportista como pocos, dispuesto a ayudar a quien lo necesitara y siempre con una sonrisa en la cara.

    Cuando salí de la facultad perdimos el contacto, pero poco después nos encontramos en un concierto de Manolo García, y meses después en una cena de empresa por pura casualidad. Siempre recordaré esos dos momentos con mucho cariño.

    Así que me quedo con los buenos momentos vividos y compartidos con él, que recuerdo cada vez que miro la orla de la facultad.

    Un abrazo muy fuerte a sus padres y amigos. Dani nunca se ha ido. Está en todos los que cuando lo recordamos se nos dibuja una sonrisa en la cara.

    Gracias por mantener viva su memoria.

  2. Juan dijo:

    No hay vez que no vaya a Sevilla que no me acuerde de él después de estos 13 años que han pasado.

    Estudiamos juntos en la Universidad, aunque coincidíamos en pocas asignaturas ya que yo era un año mayor.

    Qué decir, buena gente, estudioso, amable, inteligente… Siempre disponible para echarte un cable. Lo tenía todo para ser feliz y para hacerlo a quién estuviera junto a él.

    Allá donde estés Dani, permanecerás en nuestra memoria por siempre.

    Un fuerte abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *