Las fases del duelo

Es curioso cómo ha contribuido Internet en los temas de duelo. Lo primero que hago cuando despierto, además de pensar en mi hija y soltar las primeras lágrimas, es ir a ver mi correo electrónico o los comentarios habidos en los blogs.

Correos encuentro muchos, comentarios no tantos. Y esto lo llevo haciendo cinco años. Y así he sobrevivido.

Anoche ya me acostaba con la información que me enviaba mi amigo Raúl, otro hombre que lucha por la seguridad vial, y la noticia de que la muerte de la biznieta de Mandela había sido porque el conductor del coche en el que viajaba iba ebrio.

Esta mañana, leía con detenimiento el correo de mi amiga Carmen, otra madre que ha perdido un hijo y que lucha por dar esperanza a otras madres en la misma situación, con frases, correos, estando pendiente de nuestros malos días, de fechas importantes para cada una…

Carmen me había enviado un mail que sólo había visto de pasada por mi estado actual, aunque ya me había hablado varías veces de la persona que decía las palabras que me enviaba pero, como ya comprobaréis después, esta persona que habla del duelo y describe las fases del mismo, se ha olvidado de una de ellas: las obras.

Conozco a cantidad de personas que han pasado por una pérdida, que transcurrido unos años comienzan obras en casa. Y yo a esto le llamo otra etapa del duelo.

Pues como os decía, Carmen me mandaba una parte de la entrevista a la Dra. Anji Carmelo que ayuda a personas que están pasando por una grave enfermedad o han tenido la pérdida de un ser querido.

Puede que no estéis de acuerdo con todo lo que dice, yo misma me sigo revelando, pero eso también es parte del momento en que cada uno nos encontremos.

Espero que alguno encuentre algo de paz en estas frases o motivo para reflexionar:

 

Entrevista publicada en La Contra de la Vanguardia el 16/06/2003, y realizada por Víctor M. Amela.

«Si vives con gozo, gozosa será tu muerte».

 

Anji Carmelo es una filipina de ascendencia española que vive aquí hace largos años. Ayuda a vivir mejor a enfermos de cáncer y a personas en duelo tras la muerte de un ser amado (= 93 589 54 39). Ella sonríe, escucha, es receptiva a los males del alma… En el libro “Déjame llorar” (editorial Tarannà) argumenta lo muy benéfico que resulta un periodo de duelo bien vivido, y enumera las trabas que pueden interferir el proceso de recuperación de una vida de nuevo gozosa: “Es frecuente culparnos por lo que hicimos… o por lo que no hicimos; o instalarnos en el confortable papel de víctima…”, apunta. En sus grupos de duelo, todos los participantes expresan todo lo que les tortura, y su rabia, y su queja.., “y nadie les juzga por ello”. Y, poco a poco, ese dolor abre puertas a una luz nueva

-¿Qué es el duelo?

–Es ese periodo de tiempo durante el que procesas el dolor que te ha infligido la muerte de un ser muy querido.

–Un dolor emocional…

–¡Y también físico! Puedes sentir abatimiento, punzadas en el ombligo y hasta sentir síndrome de abstinencia de cada ruido, olor, forma, tacto del ser que se ha ido…

–¿Abstinencia? ¿Igual que de una droga?

–Sí. Tus ojos echan de menos el ver al otro en el sofá, tus oídos echan de menos el escuchar su voz o aquellos ruidos que hacía por la casa… ¡La necesidad física es tan grande que, a veces, hace que tú veas u oigas todo eso!

–¿Qué puede hacerse en esa situación?

–Que alguien te explique que existe esa angustia física (que se suma a la angustia emocional y mental). No saberlo puede dificultar el proceso de duelo hacia la recuperación…

–¿Y cómo es ese proceso de duelo?

–Tiene cuatro fases. La primera es la del shock: lo sientes todo como amortiguado, distante, lejano… ¡Como si actuase un barbitúrico natural para algodonar tu dolor!

–¿Y qué pasa después, en la segunda fase?

–No escuchas. Necesitas hablar y que te escuchen. Necesitas expresar tu dolor con palabras, lamentos, gemidos, llantos… En cada sesión de mi grupo de duelo doy un rato a cada participante para expresarse…

–¿Grupo de duelo? ¿Qué es eso?

–Una reunión periódica de personas que sufren porque han perdido a alguien. Ese contacto les alivia y les ayuda a avanzar bien en su duelo, y les ayudo a llegar al renacimiento.

–¿Qué renacimiento? ¿Quién renace?

–Esa persona hundida en su sufrimiento. “Renacimiento” es como yo llamo precisamente a la cuarta y última fase del duelo…

–Pero nos hemos saltado la tercera fase…

–Sí, es cuando empiezas ya a escuchar: es una fase en la que entras y sales del dolor, alternativamente, y eres consciente de ello. Ahí puedes escuchar, y aprender de tu dolor.

–Pero el dolor… ¿qué puede enseñarme?

–¡No aceptar el dolor es sufrir! Si lo aceptas, te fortalece. Descubre áreas ignotas en ti.

–Y… ¿cómo se salta al “renacimiento”?

–Si has expresado todo lo que hay que expresar, y si ya admites a ese nuevo ser que en ti ha nacido del dolor, ¡es cuando renaces!

–¿A qué nuevo ser se refiere?

–Tras la experiencia de dolor, tú ya no eres el que eras antes. Jamás volverás a ser el que fuiste: eres otro. ¡Un ser nuevo! Si lo admites y admites que tu vida puede mejorar (aunque no esté esa persona querida), ¡renaces!

–Suena fácil, sí, pero si a alguien se le muere un hijo, esto debe de ser muy difícil…

–¿Difícil? ¡Es heroico! ¡Con ese dolor, abrir los ojos cada mañana es una heroicidad! Esos padres no saben verlo en ese momento, pero son verdaderos héroes. Al final, sentirán a su hijo dentro de ellos, más cerca que nunca, y vivirán una vida nueva con él.

–¿Cuánto tiempo tiene que transcurrir?

–Cada persona necesita su tiempo. Un año, dos… ¡Pero que nadie se sienta culpable si llega antes! El tiempo de duelo no es el barómetro del amor que sentías por alguien.

–¿Qué técnicas pueden ayudar a “renacer” a quien sufre tras la muerte de un ser amado?

–En verdad, se trata de sentir cariño por uno mismo. Y el grupo de duelo ayuda a eso.

–¿Una pérdida afecta a la autoestima?

–Verá: muchas personas no sienten en verdad cariño por sí mismas. Basan su autoestima en el cariño de otros, del otro. Y si ese otro desaparece, ¡ay! ¡Adiós autoestima!

–¿Y cómo ayuda usted a recomponerla?

–Les digo: “Vamos, ahora que cada uno elogie tres cualidades de cada uno de los demás”. Y se emocionan… Es muy bonito.

–No solemos oír cosas bonitas de nosotros.

–No. Y digo yo: ¿qué nos costaría hacer eso mismo cada día con todo el mundo?

–Ya, es que somos un poco cabroncetes…

–Inténtelo, ¡y verá qué poder tiene eso para transformarlo todo! ¡Es muy contagioso!

–Hábleme de alguna persona cuya actitud durante el duelo le pareciese ejemplar.

–A una mujer le mataron a su hija en Sudamérica. La chica, cooperante, daba dinero cada día a unos y, un día que no tenía, la asesinaron brutalmente. En el funeral, aquí, ¡la madre pidió que rezáramos por los asesinos!

–Rezar por los asesinos de su propia hija…

–Sí: ¡esa mujer ve el mundo con amor! ¡Esa mujer confía en la vida, sin odio, sin juzgar, entiende al ser humano en su totalidad!

–Confiar en la vida… ¿En qué consiste eso?

–Te pase lo que te pase, no te preguntes ¿por qué?, sino ¿para qué? ¡Esa actitud es confiar en la vida! Es estar convencido de que todo es para bien, de que no hay mal…

–¿… que por bien no venga?

–¡Eso! El día que lo entendí, todo cambió: entendí de veras el “hágase tu voluntad”…

–Pero usted, ¿cómo soporta tanto dolor a su alrededor cada día… sin deprimirse?

–¡Yo no creo en la tragedia! No veo tragedia en la enfermedad, en la muerte: las acepto. Por eso puedo ayudar. Y sé que la persona que sufre saldrá fortalecida de su dolor…

–¿Cómo puedo prepararme para la muerte –espero que lejana– de mis seres amados?

–¿Los amas? ¿Les dices que los amas? Hazlo, díselo ¡hoy! ¿Tienes asuntos pendientes con ellos? Resuélvelos ¡ahora! ¿Por qué lo dejas para mañana? A los seres amados, ¡vívelos! Tu presente con ellos, ¡vívelo bien!

–¿Y si soy yo el que muere… esta noche?

–Es bueno planteártelo… Respóndete: ¿qué no quisieras dejar pendiente? ¡Acomételo! Ah, y vive. ¡Uno muere igual que vive! Si gozas de tu vida, de tu presente, gozarás de tu muerte. ¡Vívete! Una vida bien empleada proporciona una muerte feliz. Ah, y si tienes claro cómo quieres morir, así sucederá.

Yo buscaba a una persona para que me ayudara a afrontar mi muerte, por el pánico que me producía pensar en ello. Entonces, me encontré con la muerte de mi hija. Ya no lo necesito.

Flor zapata Ruiz, madre de Helena.

Publicado sábado, 12 de junio de 2010 8:12 por FZ madredHelena.
Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Acerca de Flor Zapata

Desde Abril de 2005, soy Flor Zapata, madre de Helena. Ese es mi pie de firma desde que escribo para concienciar sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Duelo, Reflexiones, Sentimientos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *