Sara y la poesía

Sara y la poesía

Sara es una joven que me descubrió a Rosalía de Castro. A ella le debo conocerla en su ámbito más cercano a la temática de este blog, la pérdida de los hijos.

Y me quedé prendada de Rosalía, porque con sus versos puedo poner palabras a mis sentimientos, palabras que jamás sería capaz de escribir.

De vez en cuando me descubre a otros autores que expresan estos sentimientos o parecidos. Hace unos días me mandó otros poemas. Esta vez me dijo que no saben de quién son, que los encontró por casualidad y se acordó de nosotros.

Mi querida Sara, junto con Helena eran la juventud del rellano, pero ella también nos ha abandonado, aunque por suerte sólo para irse unas manzanas más lejos. Se ha hecho mayor y quiere vivir como tal.

En la vida de Helena ha habido varias Saras, cada una corresponde a una etapa de su vida. Sara amiga y compañera de colegio, Sara compañera de Universidad y Sara vecina. Todas ellas tuvieron mucha suerte de conocer a Helena, creo que pensarán, y nosotros de conocerlas a ellas, pensamos.

La Eternidad, uno de los poemas que me envió Sara:

LA ETERNIDAD

Lo eterno, aquello que ya no

dejará de existir,

porque está en mi cabeza

porque está en tu corazón.

No me resisto a que el tiempo

borre los recuerdos

de quien ya no se encuentra

para quien ya no necesita respirar,

y hallar su destino

quizás mezclado con la incertidumbre

pero siempre intenso y maravilloso.

A pesar del dolor que produce

tu marcha, hoy quiero decirte adiós

y abrir la puerta a los fantasmas

que me atormentan,

que cada noche me visitan

y cada mañana me torturan.

Es cierto que nunca te olvidaré

pero también he de sonreír

porque aún soy humano

y tu eres eterno.

Siento que me das fuerzas

para conseguir vivir

en este infierno llamado día.

Publicado miércoles, 20 de febrero de 2008 21:40 por FZ_madredHelena
Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Acerca de Flor Zapata

Desde Abril de 2005, soy Flor Zapata, madre de Helena. Ese es mi pie de firma desde que escribo para concienciar sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Historias, Literatura, Mujeres, Sentimientos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *