Nunca o casi nunca se habla del dolor de los que quedamos aquí tras un siniestro de tráfico

(Entrevista publicada en Sietedias, Alcobendas, el 15 de noviembre de 2019)

La pérdida de un hijo, en mi caso, la única hija que tenía, es el dolor más grande que se puede sentir. Un dolor devorador, una locura, algo difícil de transmitir. Pero nadie podría sobrevivir con un dolor de esa intensidad por mucho tiempo. El cuerpo, que es sabio, utiliza sus resortes para agarrarte a la vida.

La herida estará ahí siempre, pero vuelves a vivir. Una vida que jamás será igual.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por un conductor con alcohol.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Acerca de Flor Zapata

Desde Abril de 2005, soy Flor Zapata, madre de Helena. Ese es mi pie de firma desde que escribo para concienciar sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Duelo, Muertes en carretera, Reflexiones, Víctimas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *