Mensajes en el día de reyes

helenaycalas

Para mí, y ya lo he dicho más veces, creo que el peor día de todas las navidades es el día de los Reyes Magos. Y no es porque eche en falta los regalos, que también, sino porque en ese día, la ausencia de mi hija es aún mayor.

Durante años he tratado de seguir con la tradición. He jugado a escribir la carta a los reyes, algo de lo que se encargaba ella. He bromeado con regalos simplemente con mensajes. He pedido milagros relacionados con la Seguridad Vial, y así han ido pasando años. Hasta once. Y en el año doce,  he dicho, se acabó. Bueno, en realidad llevo tiempo diciéndolo. Ni carta virtual, ni de broma, ni de veras, nada de nada.

Pero desde esta mañana no he parado de recibir mensajes. Algunos preciosos, como el poema de Miguel Hernández, que me ha escrito la periodista Nuria Tesón, para hacerme ver que no soy la única que no he recibido regalo de los Reyes Magos:

 ‘LAS ABARCAS DESIERTAS’, de Miguel Hernández

Por el cinco de enero,
cada enero ponía
mi calzado cabrero
a la ventana fría.

Y encontraban los días,
que derriban las puertas,
mis abarcas vacías,
mis abarcas desiertas.

Nunca tuve zapatos,
ni trajes, ni palabras:
siempre tuve regatos,
siempre penas y cabras.

Me vistió la pobreza,
me lamió el cuerpo el río,
y del pie a la cabeza
pasto fui del rocío.

Por el cinco de enero,
para el seis, yo quería
que fuera el mundo entero
una juguetería.

Y al andar la alborada
removiendo las huertas,
mis abarcas sin nada,
mis abarcas desiertas.

Ningún rey coronado
tuvo pie, tuvo gana
para ver el calzado
de mi pobre ventana.

Toda la gente de trono,
toda gente de botas
se rió con encono
de mis abarcas rotas.

Rabié de llanto, hasta
cubrir de sal mi piel,
por un mundo de pasta
y un mundo de miel.

Por el cinco de enero,
de la majada mía
mi calzado cabrero
a la escarcha salía.

Y hacia el seis, mis miradas
hallaban en sus puertas
mis abarcas heladas,
mis abarcas desiertas.

Luego he visto una película preciosa, basada en el libro de David Mitchell, “El Atlas de las nubes”, llena de frases muy importantes: Nuestra vida no nos pertenece, del vientre a la tumba, estamos unidos a otros, en el pasado y en el presente. Y con cada crimen que cometemos, y con cada gesto amable, formamos nuestro futuro. O esta otra: Tienes que hacer lo que no puedes dejar de hacer.

Y casi para terminar el día, he tomado un libro de Helena (Memorias de África), que es una de mis películas favoritas, pero que hasta ahora no había leído, y me encuentro con este marca página.

marcapagina

“I like you just the way you are”. No sé mucho inglés, pero creo que debe decir algo así como “Me gustas tal como eres”.

Sí, efectivamente, ha sido un día de muchos mensajes.

Queridos reyes magos: gracias por los regalos.

Querida Helena: gracias, por tus regalos. Te quiero, mi vida.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor con alcohol.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter
Publicado en Conmemoración, Correo sin entregar, Historias | Etiquetado , , | Deja un comentario

Otro Final de Año sin Ti

helenamariajesus

Otro final de año sin ti. Y ya van doce. Cada año me cuesta más hacer este resumen, y hay quien me dice que para qué me esfuerzo si todo lo que te cuento tú ya lo sabes. Ojalá pudiera yo tener esa seguridad.

Empezaremos:

La familia

La familia bien. Los siguientes en línea de salida somos nosotros, así que este año ha sido tranquilo. Los primos siguen adelante. Unos estudiando, otros trabajando y otros estudiando y trabajando.

Los amigos

Los amigos siguen aumentando su familia. He sabido de Lara. Sí, Lara, y ya es también mamá, tienen un pequeño de diez meses. Sara, la vecina, tuvo una pequeña. Núria, de la urbanización tiene ya un niño. Lucia, ha tenido su segundo bebé. Los “huesitos”, también han sido papas. David un niño y Dani se ha estrenado con un niño. Y para el año que viene habrá algunos más. Es la vida.

Cantantes

Como te digo todos los años, cada vez sé menos. Este año lo que ha tenido es que se nos han marchado muchos (David Bowie, Prince, George Michael, Maurice White, que era más mío que tuyo, pero que te llegaba por su música), y los nuevos que van surgiendo es que no me sé sus nombres.

Política

La política este año ha sido un verdadero desastre. Hemos pasado un año sin gobierno, y la verdad es que no se ha notado nada, casi hemos estado mejor, porque mientras no nos han quitado nada. Y siguen apareciendo corruptos.

Otras noticias

La peor palabra sigue siendo “refugiado” y la peor noticia víctimas de terrorismo. Sigo sin entender las guerras, que producen esos desplazados y refugiados, y como se puede matar en nombre de un dios.

También fue noticia que murió Fidel Castro, para unos un dictador, para otros un salvador. Y murió la princesa Leia, la de Star Wars.

Y fue noticia que el país más poderoso del mundo va a tener el presidente más rico del mundo, y no se consiguió que una mujer fuera la primera mujer presidente. El mundo sigue caminando hacia la locura.

Seguridad Vial

Han comenzado a aumentar las víctimas. Este año ya llevamos más que el año pasado, y aún no ha terminado el año.

Este año, por fin,  se conmemoró el día de las víctimas de tráfico en Alcobendas. Y como tu madre se mete en todos los charcos, dos niños leyeron un manifiesto que yo había elaborado. Fue muy emotivo. Y seguimos pidiendo lo mismo de todos los años, porque no es mucho lo que se avanza.

Este año no tengo muchas ganas de contarte cosas, ya no me sirve ni esto. Cada día tengo menos cosas donde agarrarme, o menos ganas de salvarme. Por lo único que no pasa el tiempo es para hacernos a la idea. A mí me sigue pareciendo imposible. Sigo sin creer que nos haya pasado esto, que tú no estés ni vayas estar nunca más. Y cada día me cuesta más escribir, porque cada día me duele más llorar.

Este año esta es mi canción:

“…Que tengo el corazón en carne viva
Que yo no sé olvidar, como ella olvida
Que estoy desconcertado
Que no se dar ni un paso
Sin ella, sin ella

Que tengo el corazón en carne viva
Que yo podría morir, que estoy sin vida
Que nada me interesa
Que todo en mi es tristeza
Sin ella, sin ella…”

Y este el vídeo que he escogido para ti. Seguro que te gusta. Sí, este chico es Justin Bieber. nació el mismo año que tú, y en 2008 comenzó su carrera musical. No le llegaste a conocer, pero seguro que te gustaría bailar esta canción. Sigue bailando, hija mía.

Mi querida Helena, ¿cómo se puede seguir viviendo? ¿Cómo se puede soportar esta crueldad? Y yo dando consejos y ánimos a través de mis cuentos, escribiendo cosas que no me creo. Quizás sea eso lo que hacen los escritores.

Mi querida hija, te queremos, te añoramos, te necesitamos más que nunca.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor con alcohol.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter
Publicado en Correo sin entregar, Duelo | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Navidad en el País del Rey Melenao

 

portadanavidad

-¡Venid, venid! ¡Corred! ¡Ya ha empezado!

Diego, el guardián del ventanal, saltaba con los brazos extendido. Parecía que se había vuelto loco. Todos corrieron hasta el ventanal y miraron en dirección donde el osito Diego marcaba con su pata. Un ¡Oh! prolongado, con diversos matices, pero emitido a la misma vez, se escuchó.

diego

(El osito Diego. El guardián del ventanal)

El hada Helena, dejó lo que estaba haciendo y se unió al grupo, entonces pudo ver lo que tenía tan alborotado a Diego y que el resto observaba con tanta atención.

-¡Ah, se trata de eso! –dijo el hada.

La visión a través del ventanal era nítida. Las calles estaban muy iluminadas, y abarrotadas de personas que caminaban con paquete de colores, algunos con grandes lazos.

-¡Es la Navidad! -dijo por fin Diego-.  A mí me encanta la Navidad.

-Y a mí –dijo Julia-. Y a mí – acompañó Adrián-. -¿Quiere decir que queréis celebrar la Navidad? –preguntó Helena.

-Síiiiiiiiiiiiiiiiiiiii – nuevamente un coro de infantiles voces.

¡Y yo, y yo! Yo quiero celebrar la Navidad -dijo Alejandro.

-Está bien, veré si podemos montar una Navidad.

Y dirigiéndose al trono del rey león, preguntó a este -¿Podemos celebrar la Navidad?

-¿Me estás pidiendo permiso para celebrar la Navidad? Eso no es problema. Lo que sí va a ser un problema es montar una Navidad en este país.

-Ese no es problema para un hada, -dijo Helena. –Lo que estoy pidiendo es un poco de tu magia.

-Necesitarás luces, guirnaldas, lazos, y regalos, muchos regalos. Y los peques no te podrán ayudar a poner los adornos, son demasiados pequeños.

-No importa, utilizaré a los mayores. Edu, Guille, Christian, Sergio, Juan José, Manuel, Raúl, Uge, Carlos, y otros tantos, estarán encantados de ayudar y de darles gusto a los pequeños. Además, muchos de ellos son ya tíos o padres y les vendrá bien, se harán la idea de que lo están haciendo en sus casas.

-¿Tú crees que ellos quieren celebrar la Navidad? Ellos son ángeles, no son pequeños animales.

-Creo que a todos ellos les encantaba celebrar la Navidad, y les gustaría poder seguir haciéndolo.

-¿Y tú?

hadahelenaamp

(El hada Helena)

-¿Yo? -Tardó un poco en contestar, y con tono bastante triste dijo -A mí me encantaba celebrar la Navidad. Me gustaba poner el belén. Me gustaba arreglarme para la Noche Buena y más aún para la noche de Fin de Año. Y disfrutaba bailando con mi madre. Y a ella también le gustaba. Pienso que los pequeños han tenido una buena idea. Quizás nuestra energía y alegría les llegue a nuestros seres queridos y dejen de estar tristes y vuelvan a recuperar estas fiestas, aunque nunca serán como antes.

-Si lo tienes así de claro, en marcha –dijo el rey Melenao.

elrey

Y el hada Helena se dispuso a comenzar los preparativos. Al día siguiente, el hada reunió a Julia, Diego, Alejandro, Adrián, Alex, Ibai, y Juan, y les preguntó.

-¿Qué era lo que más os gustaba de la Navidad?

Todos se atropellaban por contestas –Un momento, un momento, de uno en uno. Empecemos por Diego. ¿Qué era lo que más te gustaba?

-Poner el árbol. Me volvía loco.

– A mí  los Reyes Magos –dijo Julia.

elcolumpio-de-julia

(El columpio de Julia)

– A mí las luces, y los caramelos del día de la cabalgata –comentó Adrián.

adrian

-A mí me encantaba poner el belén –dijo Helena-. Un belén muy antiguo que comenzó a formar mi mamá cuando ella era una niña. Montaremos un árbol lleno de luces y cada uno podrá colgar,  el regalo que le gustaría poder entregar a sus padres o a sus hermanos. Vendrán a ayudarnos los ángeles. Ellos son altos y podrán ayudarnos a llegar a los lugares que vosotros no llegáis. Ellos también podrán un regalo.

Todos jalearon la idea y comenzaron a pensar que regalo pondrían. Los ángeles también aceptaron la idea con agrado, y comenzaron su labor.

En unas pocas horas, todo estaba lleno de guirnaldas, luces, lazos, y estrellas. Quedaron en que el día de Nochebuena, cada uno traería su caja de regalo para dejar junto al árbol. Ese día,  muy temprano, comenzaron a poner esos regalos. El hada les había pedido que cada uno tendría que explicar para quién era su regalo y de qué se trataba.

La primera en hacerlo fue la pequeña Julia. Ya no era tan pequeña. Había crecido y sabía que tenía un hermanito que ella no llegó a conocer, pero del que se encargaba de cuidar cada vez que tenía que cruzar una calle. Julia traía una caja, no muy grande, con un lazo rojo, casi más grande que la caja. Cuando el hada le preguntó que para quién era el regalo, Julia dijo, -el regalo es para mi hermanito Antonio. Esta caja está llena de recuerdos. Momentos que él no llegó a conocer, pero que con esta caja,  yo le transmito para que siempre me tenga presente.

1280652084

-Ahora, el mío, dijo Diego. Mi caja está llena de algo que nunca se gasta. Son besos.. Cada Navidad, los besos volarán y se posarán en la cara de mi madre, padre y mi hermano.

– Mi caja está llena de caramelos -dijo Adrián-. Ahora, además de mi hermanita,  tengo dos hermanos más, y no estoy para recoger los caramelos de los reyes Magos. Cada Navidad, esta caja estará llena de caramelos para ellos.

-Ahora me toca a mí -dijo Edu. Yo voy a dejar de ser el tito Edu, para convertirme en algo así como un tío abuelo. Mi caja esta llena de plumas. Estas plumas quiero que le den mucho calor a ese nuevo ser que va a nacer, hijo de mi sobrina.

pluma

(Pluma del ángel Edu)

-Yo tengo dos preciosos sobrinos –dijo Christian. Mi caja es para ellos. Cada Navidad encontrarán una caja como esta en el árbol y en ella habrá siempre algo que les hará feliz.

prezent

-Pues, yo también tengo ya dos sobrinos -dijo Manuel. Mi caja contiene los recuerdos que guardo de mi hermana. Y ella los compartirá con ellos, cada Navidad.

-Yo quiero regalarle a mi hijita toda la felicidad del mundo, y esta caja te llena de sentimientos de bienestar -dijo Uge.

cajas-regalo

-Pues yo quiero compartir con mis hermanos esto. –Alejandro abrió su caja asomando lo siguiente:

alejandro

 

(De Alejandro)

Y así, uno a uno, todos fueron poniendo su caja de regalo junto al árbol, comentando su deseo.

machovka_christmas_1

-¿Y tú, Helena? – preguntó Diego.

-¿Yo? Pues, yo, no voy a poner ninguna caja. –Y golpeando con su varita mágica,  el árbol se llenó de brillantes mariposas. Luego, sopló fuertemente, y las mariposas comenzaron a volar.

mariposasdeluz

-Estas mariposas llegarán hasta mi casa,  para que mis padres estén un poquito más alegres, en estas fechas.

Ibai, Omar, Jordi, lola, Álvaro, Cristina, Jordi, Sergio, Carla, Juan José, Rubén, Ana, Raúl, Alan, Adrián…., se sumaron  con más regalos. Y así lo hicieron otros, y fueron tantos que desde el día de Nochebuena, y  hasta el día de reyes, no dejaron de pasar por ese árbol tan mágico, depositando cajas con deseos para sus seres queridos.

 

arbolmagico

 

(El árbol mágico)

Y cuando todos  los animalitos del País del rey Melenao, junto con todos los ángeles y estrellas del País Infinito depositaron sus cajas, llegó el rey Melenao, con su larga melena, con su porte majestuoso y de autoridad,  y dijo así:

-Yo voy a unir un regalo más a este maravilloso árbol. Cada una de esas cajas que habéis depositado, portará un ingrediente mágico. Por la autoridad que me concede mi cargo, a partir de ahora, vuestras familias comenzarán a ver la navidad con otros ojos. Las vivirán y  pasarán con menos tristeza, y ya no serán tan terribles, porque se habrán dado cuenta que vosotros estáis entre ello, celebrándolas.

Y colorín colorado, este cuento de Navidad, se ha terminado.

Feliz Navidad desde el País del Rey Melenao.

Flor Zapata Ruiz, madre del hada Helena.

Diciembre 2016

Notas de la Autora:

Ángeles, duendes, estrellas, hadas y princesas que han dejado una caja para sus seres queridos en este árbol mágico:

Los pequeños, Julia, Irina, Ana María, Diego, Adrián, Alejandro, Alex, Ibai, en su gran mayoría,  integrantes de la fauna del País del Rey Melenao.

Y:

– Alan, Agustín, Alejandro, Adrián, Ariel, Angélica, Álvaro, Albert, Ainhoa, Adriana, Alberto, Anais, Aday, Alfonso, Alberto, Alex, Anna, Ana, Ángela, Ángel, Ainhoa, Amaia, Allison, Anibal, Antonio Guillermo, Ángel Steven, Aturo,

– Beatriz, Bárbara, Brenda, Brian, Belén,

-Christopher, Cristóbal, Cristina, Cecilia, Carlos, Carla, Carol, Christian,Carol,

-Dani, Diego, Daniel, David, Didac, David, Danna,

-Edu, Eugenio, Edgarito, Enrique, Emanuel, Enaitz, Estibaliz, Esaú, Edgar,

-Fernando, Fernando Andrés, Fabían,   

-Guille, Garazi, Gabriel, Gladys, Gastón, Gregorio, Gabriela, Gerardo,  

-Hugo, Helena,

.Iván, Ismael, Iago, Ignacio, Iker, Israel, Iñaki, Ignasi,

-José, Julián, José Ramón, Juan, Jesús, Jordi, Jorge, Javi, José Miguel, Juan Ramón, Josué, Juan José, José Vicente (Boti), Jokin, José Antonio, Judith, Javier, Joao,  Javier Andrés, José Enrique, Juan David,Javier, John Alejandro, José Fráncico, Jonathan, John, Jordán, Jana, Jesús Enrique,

-Kiara,Kevin, Katia,

-Laura, Lola, Lourdes, Leonela, Lucia, Luis Mariano, lorenzo, Luis Ariel, Lorenzo Andrés, Luis Gustavo,

-Michail, Manolo, Miriam, Maider,Miguel Ángel,  María, Manuel Alejandro, Mijail, Marcos, Moises, Manuel, Mario, Mila, María Teresa, María Julissa,  Matias, Michel Alexis, Miguel, Marina, María Cristina, Miguel Carlos,

-Nadia, Nacho, Naira, Noemí, Nicolas, Néstor, Noelia,  Nerea,

-Omar, Osvaldo,

-Paula, Paolo, Petra, Pipo, Paco, Pedro, Pau, Paquito,

-Rocío, Regis, Rodrigo, Raúl, Richar, Rafael, Reymond, Ru, Reyes, Richard, Roberto, Renzo, Roly,

-Sandra, Sonia, Santi, Silvana, Susy, Santiago, Samuel, Scarlett, Sergio, Salvador, Susanna,

-Tovías,

-Vero,  Verónica, Vera,

-Yisela, Yared, Yamiles

-Zeus, Zianny,

Y algún otro que se me habrá escapado, pero que seguro dejó su caja.

 

*Melenao es un león de larga melena, que reina “el País Melenao”, rodeados de pequeños animales y con la ayuda de un hada, mariposa, a veces,  joven con alas y larga melena, otras, que se llama Helena, y que llegó a este país después de perder la vida en un siniestro de tráfico, producido por un conductor borracho.

*El hada Helena se encarga de recoger y llevar al País del Rey Melenao a aquellos niños que pierden la vida demasiado pronto, por diversos motivos, especialmente por siniestros de tráfico.

*Algunas imágenes que  acompañan a este cuento, son de autores desconocidos. Si su autor no está de acuerdo que me lo haga saber para eliminarlo inmediatamente. El resto de imágenes son de mi propiedad o imágenes que han hecho otros niños para mí. Si tú quieres hacer un dibujo sobre este cuento, puedes hacerlo y mandarlo a mi correo personal. Estaré encantada de recibirlo y utilizarlo en posteriores cuentos: mamydehelena07@yahoo.es

*Los Cuentos del hada Helena son cuentos sobre seguridad vial o víctimas, especialmente de siniestros de tráfico.

*Este cuento está escrito sin ánimo de lucro

*Todos los derechos son de su autora, Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

*Puedes encontrar más cuentos del hada Helena, en:

 http://blog.quieroconducirquierovivir.com/cuentos-de-la-hada-helena/

http://cuentosdelhadahelena.soopbook.es/

© Reservados todos los derechos.

 

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter
Publicado en Cuentos, Cuentos de Navidad | Etiquetado | 5 comentarios

Las sillas de Lidl

Carta a Lidl España

Señores de la empresa Lidl:

Comienza la campaña de Navidad. Para ustedes los comerciantes, el agosto del año. Fechas de compras, alegría, que ustedes se encargan de potenciar, y felicidad para aquellos que pueden ser felices.

Los que tenemos motivos para no serlo o estarlo, son unas fechas penosas. Máxime, cuando a nuestro dolor, por la falta de nuestros seres queridos, ustedes los comerciantes se encargan de recordándonoslo constantemente, tocándonos la fibra sensible, con afán de vender más.

Por si ya teníamos poco con el famoso “vuelve a casa vuelve”, de todos los años, ahora vienen ustedes hablándonos de las sillas que les faltan en estas fechas, y el grado de felicidad según el número de sillas que se necesitan para acoplar a los que se reúnen.

Sí, tienen razón en una cosa: el grado de felicidad se mide en sillas. Para los que hemos perdido uno o más de un miembro en  nuestra familia, una silla, tan solo una silla, vacía, es una gran infelicidad.

¿Por qué se empeñan en jugar con cosas que duelen para hacer un anuncio, aunque aparentemente esté tratado en tono positivo?

Por si no lo sabían, en el ámbito del duelo, una silla vacía tiene una connotación muy triste. Los que hemos pasado por ello, lo sabemos bien. Y nos alegramos de las familias que viven este tiempo con ilusión y alegría, pero, por favor, no jueguen con los sentimientos de esta forma.

En mi casa, hace doce años que ya no existe Navidad. Nos sobran sillas.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor borracho.

(El vídeo ha sido eliminado para no hacer más publicidad a la empresa)

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter
Publicado en Correo sin entregar, Duelo, Sentimientos, Víctimas | Etiquetado , , | 3 comentarios

Otoño

Recuerdo que el otoño me sentaba mal, me ponía enferma. El cansancio y la melancolía se apoderaban de mí. Ahora, eso me puede pasar en cualquier momento, no es necesario que sea otoño, pero, aún así, el inicio del otoño, ahora, es el momento del recuento.

Sí, el recuento de cuántas cosas hemos hecho este verano sin ellos.

gata3

Sí, porque no dejamos de seguir haciendo cosas, sin su presencia. Vacaciones, viajes, excursiones, reuniones de amigos…Tantas cosas tan extraordinarias, que en otros momentos habrían sido un disfrute divino, cuando nos faltan, nunca llegan a producir un placer total.

animalescab

Sí, ese atardecer, que podría ser en África, en Serengeti, aunque es un atardecer español, podría ser el éxtasis, y casi lo llegas a sentir así, pero de repente, cuando reflexionas, sientes que ese momento de felicidad no es real, es de una vida que no es la tuya. Es una nueva vida que intentas llenar con viajes, amigos, y apurando el soplo de vida que nunca sabemos hasta cuando durará, cuando ya has padecido el revés de un segundo.

atardecercab12

Intento mirar, observar, disfrutar con los ojos de ella, pensando en ella, ver por ella, pero jamás sabré si ella lo ve.

Que difícil es llenarse, porque el hueco que han dejado los hijos que nos faltan es imposible de volver a rellenar, a pesar del cariño y la compañía de los amigos.

corazoncab

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor con alcohol.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter
Publicado en Amistad, Reflexiones, Sentimientos | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Las abuelas de Madres sin hijos

madresinhijos

(Imagen de Madres sin hijos para este blog, de la pintora Celsa Sanchez)

El término “Madres sin hijos” ya tiene once años. Desde el primer momento tuve claro que madre siempre lo sería, pero con la pérdida de mi hija me había convertido en una “madre sin hijos”, y también supe que para mí esta era la denominación de todas aquellas madres que perdíamos a un hijo, y que este sería el nombre para mi blog.

Y así comencé a conocer a otras madres sin hijos. Pero aunque, curiosamente, muchas de las madres que perdimos a nuestros hijos, eran hijos únicos, hay otras muchas madres que, afortunadamente, tienen y tenían más hijos.

Esas madres ya tenían un tesoro, pero si han tenido o tienen nietos, tienen un amor más que no viene a ocupar ningún lugar pero si a llenar un vacío.

Creo que la primera madre sin hijos que conocí, con nietos, fue Manuela, la madre de Edu. Incluso hice un cuento para su nieta,  la buscadora de ángeles y hadas.

Después he perdido un poco el orden cronológico pero me parece que es así: Gracia, madre de Manolo, que ya tiene dos nietos. Mis compañeros de desgracia Isabel y Antonio, que tienen dos. Mi vecina Paloma, que tiene a su nieto Carlos. Teresa, de Miami que tiene varios y la última es la preciosa Shaila. Carmen, que tuvo al precioso Christiam y ahora ya tiene también a Aión.

Y este año han nacido unos cuantos más: Marisol, con su pequeña Sabinica. Mari Carmen, que creo que ya tenía una nieta más. MCarmen, mi paisana, que acaba de tener a su Rubén.  Y así muchas más que ahora mismo no recuerdo.

Y otras que están esperando. Y algunas que no me entero porque dicen que no me lo quieren decir para no causarme más dolor. Porque es cierto que, aunque de todas me alegro, siento cierta envidia. Porque el conductor borracho que me arrebató la vida de mi hija, me privó también de ese placer: SER ABUELA.

Perdonadme si cuando veo esas preciosas fotos en vuestros muros, se confunden mis lágrimas con vuestra alegría. De veras que me alegro por vosotras, pero es imposible no pensar que no puedo disfrutar de mi hija, y tampoco de unos nietos, porque estoy segura de que los habría tenido. Siempre pensé que con tener un solo hijo a mi hija le abocaba a ser madre de familia numerosa, y ella así lo decía. Y también decía que si no los podía tener, los adoptaría.

Algunas personas también no los ha sugerido, pero si la naturaleza es sabía y sabe hasta cuando puede dar hijos, la inteligencia también sabe elegir.

También hay quien, en esa misericordia por querer consolarte, te aconseja que te compres un perro, pero, aunque haya perros mejores que personas, ningún perro puede sustituir a un hijo.

Queridas amigas, compañeras, abuelas, disfrutad de vuestros nietos. Llenad vuestro corazón con esa presencia que os inundará de futuro, y en muchos casos, porque vosotras a sí lo decís, hasta de recuerdos y parecidos. Y no os importe decírmelo, aunque sepáis que me dais un poquito de envidia.

Disculpadme aquellas que, en este momento, no he recordado que también sois abuelas.

P.D. La más reciente, Francesca, la nieta de Analía, tan solo tiene unos días.

Mi abuela es un hada

Mi abuela Mariana,

Tiene una cana

cana canariera.

 

Mi abuela Mariana,

me cuenta los cuentos

siempre a su manera.

 

Yo la quiero mucho,

yo la quiero tanto …

Me ducha, me peina

y me lleva al campo.

 

Me enseña canciones,

me ayuda a estudiar,

dice poesías,

solemos jugar.

 

Luego por la noche

mi abuela me vela,

un cuento me cuenta

y cuando me duermo,

me apaga la vela,

Mariana mi abuela.

 

Mi abuela Mariana,

de paja el sombrero,

el traje de pana,

mi abuela Mariana

no parece abuela,

me parece un hada.

Gloria Fuertes

 

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor con alcohol.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter
Publicado en Literatura, Mujeres, Sentimientos | Etiquetado , | 3 comentarios

Locura, cordura

11años

Hacía mucho tiempo que no me ponía a escribir nada más levantarme. De hecho, cada vez me cuesta más escribir. Ya he comentado en muchas ocasiones que, según ha ido pasando el tiempo, siento más pudor de compartir mis sentimientos.

Pero el dolor sigue latente. Quizás con mayor ardor, porque para el resto del mundo el paso del tiempo tendría que haberlo apagado. Porque, ese paso del tiempo, para los de enfrente, lo cura todo. Porque, según los demás, cada día se me ve mejor: más guapa, más sonriente, más arreglada…

Pero el dolor está debajo de ese maquillaje, y ahora, ya, ni siquiera la escritura lo apacigua. Es más, el cuerpo es muy sabio, y quizás se aleja de la escritura, para no llorar más. Porque escribir es sanador, pero es que es una escritura en la que la tinta y las lágrimas se mezclan casi a partes iguales.

Hay un libro de Rosa Montero, “El amor de mi vida”, donde te habla de otros muchos libros, que yo retomo de vez en cuando, pues es una buena guía para saber qué otro libro puede apetecer leer. En estos días, leía alguna de esas reseñas.  Y por ejemplo, en la de la novela “Mi nombre es Jacinto”, de Manuel Fajardo, Rosa definía el dolor por la pérdida de un hijo, en una frase, relatando sobre la temática de  la novela y el dolor del personaje: …sublima el dolor con el dolor del mundo, se sumerge en el sufrimiento de la humanidad entera, porque el sufrimiento por su hijo es demasiado grande.

Y más adelante: …Cordura, que es nuestra capacidad para sobrellevar la locura del mundo, y para ser razonablemente felices pese a todo.

Ese “cordura” me recordó a mi relato “Lo-cu-ra”, publicado hace unos años en los periódicos del grupo Vocento.

No sé si alguna vez fui una persona cuerda. De lo que sí estoy segura es que, nadie que haya pasado por la muerte de un hijo volverá a ser normal, en el sentido de normalidad, “para ser razonablemente felices”.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor borracho

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter
Publicado en Correo sin entregar, Duelo, Literatura, Reflexiones, Sentimientos | Etiquetado , , | Deja un comentario

Madres, mujeres, amigas

En estos onces años he conocido a muchas madres sin hijos. Demasiadas. Pero también he conocido a madres con hijos que ayudaban a otras que los habían perdido. Y también he conocido a mujeres especiales (escritoras, pintoras, cantantes, políticas y solidarias).

mujeres

(Mujeres árbol, de Celsa Sánchez. Autora de la imagen de Madres sin hijos)

Todas me han demostrado que las mujeres somos muy especiales. Muchas, la mano que mece la cuna, y otras que no mecen ninguna cuna, pero ayudan a las que tienen ese cometido.

Mi marido era feliz de tener una hija. Siempre manifestó que deseaba una niña, y siempre decía que “el mundo es de las mujeres”, y que “el mundo será de las mujeres”.

Yo no estoy tan segura. Creo que la liberación de la mujer no es tal en todos los sentidos. Hemos sacrificado mucho a cambio de no demasiado, y, especialmente, hemos sacrificado tiempo y descanso.

De todas esas mujeres que he conocido, con las que han perdido algún hijo,  he compartido dolor y complicidad; con las que eran solidarias y luchadoras, he encontrado ayuda en aquellos temas en los que yo no era experta; las que eran famosas, me ayudaron a concienciar, con sus escritos, sus declaraciones, su música…

diana

(Diana Navarro)

Y en las que he conocido, con menos años, he encontrado la amistad joven, y cierto bálsamo para la ausencia de mi hija.

Virtu es una joven madre,  afortunadamente con hijos, solidaria con otras madres que los han perdido. Ella fue el apoyo para Vanessa, otra joven madre que perdió a su hijo en la piscina del colegio, y gran apoyo en la lucha de Vanessa por conseguir justicia. Ahí la conocí, y a mi también me ayudo en mi lucha para difundir concienciación a través de Internet. E incluso puso cara al “Hada Helena”, y me dijo cómo se llamaban ciertas flores de las que no sabía su nombre.

hada

 

(El hada Helena, realizada por Virtu Castro)

 

cruz

Y Virtu, madre, trabajadora, solidaria, sin apenas tiempo para ella, ha dedicado una semana de sus vacaciones a esta madre sin hijos. Eso tiene mucho valor.

virtu

Un fuerte abrazo.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

 

 

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter
Publicado en Amistad, Mujeres | Etiquetado , , | 2 comentarios

Sin esperanza

madrehija

Yo creía que con ayuda psicológica, aprendiendo a sobrevivir, encontrando un nuevo camino, con resiliencia, se conseguiría, pero no, no es así.

Porque qué es lo que se conseguiría. ¿Vivir sin el hijo perdido? Imposible.

Por muchos años que pasen, ellos están siempre ahí. El primer pensamiento al abrir los ojos. El ultimo antes de cerrarlos. Y los días llenos de ausencia y añoranza.

No hay un momento para llorar, ni un momento para olvidar, solo hay momentos. Momentos en los que se vuelve a sonreír, algunos momentos de placer, pocos, algunos, después de mucho tiempo. Y muchos momentos para recordar.

No hay esperanza.

Esperanza, de qué.

Ahora lo entiendo, se acerca otro diecisiete.

Definitivamente, me quedé loca, loca de dolor, y eso no se cura.

Dolor eterno,

dolor enfermo,

dolor compartido,

dolor consentido.

Dolor, duelo, desvelo,

por ti muero.

Duelo. Flor Zapata Ruiz, madredHelena

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor borracho.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter
Publicado en Duelo | Etiquetado , , | Deja un comentario

Otro cumple sin velas

madrehija
Creo que en estos once años, desde la creación de este blog, con ese nombre que a algunos les asusta, pero que yo en su día consideré que era el nombre apropiado para designar a las madres que había perdido a sus hijos, Por la acción de otros, por la omisión de tantos, por la culpa de todos, creo que he puesto de moda algunos términos entre esas madres.

Y uno de esos términos es “Cumple sin velas”.

Sí, porque nuestros hijos van a seguir siendo jóvenes toda la vida, y seguirán cumpliendo muchos años, con el aspecto que muestran sus fotos, pero ya no habrá velas.

Sé que hay muchas madres que siguen haciendo tartas y poniendo una vela más, pero yo no  puedo hacerlo. Otros padres dicen que celebran ese cumple con el resto de sus hijos, o con los amigos de sus hijos, pero yo tampoco puedo hacer eso.

Mi celebración es visitar la morada de Helena, y regalarle las flores que tanto le gustaban.

calasvera

Pero ella siempre seguirá cumpliendo años, aunque sea sin velas.

Ya sería una mujer con edad para ser madre y haberme hecho abuela, porque yo, a su edad, ya la tenía a ella, pero eso jamás se cumplirá. Solamente en la ficción, en el país del Rey Melenao, en ese país infinito, Helena se rodeará de pequeños. ¡Con lo que le gustaban los niños! Y si de verdad existe ese país, también estará disfrutando de los hijos de sus amigas, esos pequeños que van naciendo y que ella cuida en la distancia.

Feliz cumple sin velas, hija. Eres el regalo más bello que la vida me concedió, y que el alcohol que otro tomó, me arrebató. Y me gustaría corresponderte, pero cómo, dónde…

Ni yo puedo colmarte de regalos, porque no te llegarían, ni tengo palabras bellas, con las que acompañar esos regalos. Por eso utilizo las que me prestan.

“…Quisiera hacerte un regalo,

algo que sea distinto,

que no pueda comprar con dinero,

que no vendan en ningún sitio.

 

Es un presente invisible

con amor y compromiso,

que no se aja ni agota,

que no tiene fin ni principio.

 

Una dádiva te entrego

en prueba de mi cariño

mis gracias con ella quiero

entregarte sin resquicio….”

Felicidades. Nieves Gallardo

Y la música también me presta palabras para decirte que tú has sido lo más importante de mi vida, que puedo irme mañana mismo de este mundo porque las cosas buenas contigo ya las viví,  y que yo nací el día en el que te pusieron sobre mi pecho, el día que te conocí, que fue un 29 de mayo.

Porque fueron muy poco años, pero contigo aprendí…

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor con alcohol.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter
Publicado en Aniversario, Conmemoración, Correo sin entregar, Sentimientos | Etiquetado , , , , | 2 comentarios