Ruth y José

Cada vez que se produce una desaparición de niños se me encoje el corazón y siento un fatal presentimiento. Así me sucedió anteriormente con otros niños y también en el caso de Ruth y José.

Al principio quise albergar esperanza, pero con el paso del tiempo, las pocas veces que vi a esa madre en televisión pensé, para mí, que era una nueva «Madre sin hijos».

Si las noticias que hoy aparecen son reales, se confirma que este mundo camina hacia la locura.

Ayer veía la película «Los hijos de los hombres», un mundo sin niños, sin posibilidad de que las mujeres los tengan, pero, al final,  con un punto de esperanza. Hoy, tengo la certeza de que hay un dolor mayor que el de perder a un hijo o a dos: perder los hijos a manos de su propio padre.

Mi solidaridad con esa confirmada, nueva, madre sin hijos. Su dolor comenzó hace mucho y no tendrá fin.

Ya existen dos nuevos angelitos, duendes, estrellas, hadas o como queráis llamarlos: Ruth y José

Se cumplió el presagio

e hirió el alma,

se hizo la luz

en las tinieblas heladas.

Se nos rompió el corazón

de tanto buscarla,

se apago la luz

de su tierna mirada.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por un conductor con alcohol.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Acerca de Flor Zapata

Desde Abril de 2005, soy Flor Zapata, madre de Helena. Ese es mi pie de firma desde que escribo para concienciar sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Correo sin entregar, Duelo, Mujeres, Sentimientos, Solidaridad, Víctimas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *