Bienvenidos

Esta es la Bienvenida de mi otro blog. Sirve también para este. Junto con mi perfil creo que ya os podéis hacer una idea de quién soy.

Bienvenidas Madres sin hijos. Pensad que en el mundo tenemos muchos hijos. Todos aquellos que nos quieran escuchar.

Hace poco más de un año comencé a escribir. Esta fue la especial terapia que comencé para paliar el dolor por la pérdida de mi hija. Una joven de 20 años, víctima inocente de la carretera.
Y digo paliar, porque no hay nada en este mundo que quite el dolor que produce la pérdida de un hijo.
No estamos acostumbrados a hablar de la muerte, a pensar en ella y mucho menos a aceptarla como parte de la vida. La pérdida de un ser querido nos descoloca, nos transforma, nos hunde; pero cuando esta pérdida es la de un hijo, enloquecemos.
Si esta pérdida se produce de la noche a la mañana y a la vez es consecuencia de la acción de otra persona, entonces … entonces tu vida se detiene en ese punto, el dolor es tan grande que es imposible de describir e inimaginable, crees morir, pero no mueres,
La rabia, el dolor y probablemente el odio, tienen que salir por algún lado, si no fuera así, efectivamente moriríamos.
Es por eso y con ayuda de una buena profesional, mi psicóloga, que me animó, comencé a escribir.
Escribir me ayudaba a llorar, me ayuda a no perder a mi hija, sólo la había perdido físicamente, y sobre todo me ayudaba a conseguir otros dos objetivos: Uno, que esta sangría de muertes en carretera no siguiera ocurriendo, que otras madres no pasaran por esto, que a los amigos de mi hija no les pasara.
El otro objetivo era más ambicioso. No podía luchar contra la injusticia. No podía cambiar las leyes. Tenía que esperar año y medio o dos años. Eso era demasiado tiempo. En ese espacio, ¿Cuántos jóvenes más morirían?.
Quizás siempre fui una romántica, una ilusa, una utópica, pero ¿Qué es la vida sino una utopía?.
Así comencé a escribir a los jóvenes con la intención de que cambiaran su actitud; Conducir y no beber. A los medios de comunicación para que concienciaran de que esta lacra no podía seguir. A los ministerios implicados en los accidentes de tráfico: Justicia, Sanidad, Educación. A la Dirección General de Tráfico, a mi Ayuntamiento y a otros, a Asociaciones de ayuda a accidentados como Stop Accidentes o PAT, a Asociaciones de conductores, a educadores, filósofos y escritores.
Tengo que decir y agradecer que siempre encontré una respuesta.
En este año se han movido muchas cosas relacionadas con el tráfico y poco a poco, parece, que esta sociedad dormida, va despertando. Pero, aún hay mucho que hacer y “malos” en las carreteras. Todos tenemos mucho que poner de nuestra parte y en cuanto a los malos, entre todos, echarlos.
Por ello, porque, antes de que Terra-Autopista me invitara a crear mi blog ya tenía mucho escrito, poco a poco irán apareciendo, aquí, mis escritos y reflexiones que aunque ya estaban, creo que siguen siendo válidos.
Pero no es por su valor literario o por que sean de un experto en la materia, no, simplemente porque son los sentimientos de una madre, de una madre de estos tiempos.
Muchas redacciones de periódicos sufrían constantemente con la llegada de mis cartas, pero, no penséis que ¡por fin! me habéis perdido de vista.
Bienvenidos los que amáis la vida, bienvenidos si sois jóvenes, no quiero perder ese contacto con la juventud porque me arrebataran a mi hija, os necesito. Bienvenidos padres sufridores, tenéis lo mejor de este mundo, el tesoro más preciado: vuestros hijos.

Bienvenidos gente de paz y de bien, no importan vuestras creencias religiosas o ideas políticas, lo que importa es ¡SER BUENAS PERSONAS!.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

Publicado domingo, 24 de septiembre de 2006 8:00 por FZ_madredHelenaEditar

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Acerca de Flor Zapata

Desde Abril de 2005, soy Flor Zapata, madre de Helena. Ese es mi pie de firma desde que escribo para concienciar sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *