El regalo de «El Día de la Madre»

El regalo de «El Día de la Madre»

Este es el tercer año que El Corte Inglés ha vendido un regalo menos en este día.

Sí, cuando no se echa en falta a ningún ser querido, este es un día más de los que normalmente decimos está inventado por los grandes almacenes. Ahora, ni siquiera coincide en el mismo día ¡El primer domingo de Mayo! Cada año un día distinto.

Pero, cuando eres madre sin hijos, entonces te das cuenta que es la forma de que te digan ¡Cuánto te quiero!

Queridas madres sin hijos, todas las que hemos perdido a nuestros hijos por las acciones de otros, por las omisiones de tantos, por la culpa de todos, no sentimos la pérdida del regalo de «El día de la madre», lo que sentimos es la pérdida de recibir ese ¡Cuantos te quiero! Y el beso, el achuchón y ese no dicho y entendido «esto es por todo lo que te hago, no te hago, te digo, no te digo y en definitiva por nuestras peleas de madres e hijos».

Lo menos importante es el regalo que, a veces, se podría quedar hasta sin abrir porque nos da igual.

La otra pérdida es el disfrute de tú poder hacer lo mismo con quien es tu madre, porque la vida te ha robado la posibilidad de disftrutar de ser madre y ya no tienes interés en ser hija.

Esto es algo más que les debemos a los que nos han arrebatado a nuestros hijos, porque no sólo nos convierten en madres sin hijos sino que nos quitan el placer de ser hijas, esposas, seres humanos que disfrutan de los placeres de la vida.

Queridas madres sin hijos…

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

 

(El abrazo más hermoso que conozco)

Publicado domingo, 04 de mayo de 2008 17:53 por FZ_madredHelena
Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Acerca de Flor Zapata

Desde Abril de 2005, soy Flor Zapata, madre de Helena. Ese es mi pie de firma desde que escribo para concienciar sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Aniversario, Conmemoración, Mujeres, Sentimientos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *