Alcohol y cocaína

Alcohol y cocaína

Según distintos medios de comunicación, el conductor del camión que ayer mato a una mujer y dejó mal herida a otra, dio positivo en el control de alcoholemia y además confesó a la policía que había consumido cocaína.

Parece ser que tomó una curva con exceso de velocidad y produjo un efecto látigo que arroyó a las dos mujeres.

Una vez más alcohol y otras drogas, unido a la velocidad, hacen todo el trabajo.
A veces, en los comentarios de algunas personas que visitan este blog o el de ¡Quiero Conducir, Quiero Vivir!, se puede ver que opinan que hoy en día, muchos de esos accidentes tan espantosos no son motivados sólo por la ingesta de alcohol, sino que está unido también con otras drogas.

Es muy probable, pero, mientras que los medios técnicos con los que cuentan la policía para poder detectar el consumo de drogas no se generalice, lo único de lo que pueden dar prueba es del alcohol.

Por ello, las autoridades tienen que hacer lo posible e imposible, porque se pueda comprobar también el consumo de las otras drogas además del alcohol.

En este caso, si todo esto es cierto, este camionero de 26 años, además de quitar la vida a una persona y su forma de vida a otra, se está quitando la vida a él mismo y las drogas estropearán su vida a nivel social.

Claro que «el vacio que dejan las drogas», tal como dice el anuncio, en este caso, no es su vida sino la de otras personas que no tenían ninguna culpa.

Lo de «si bebes no conduzcas», se nos ha quedado corto.

Otro tema para «la mano que mece la cuna»

Publicado miércoles, 25 de abril de 2007 21:46 por FZ_madredHelena
Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Acerca de Flor Zapata

Desde Abril de 2005, soy Flor Zapata, madre de Helena. Ese es mi pie de firma desde que escribo para concienciar sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Alcohol, Muertes en carretera, Mujeres, Reflexiones, Víctimas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *