La tribu y la carretera

La Tribu y la carretera

 José Antonio Marina, filósofo y escritor, tiene dos lemas, uno es un proverbio africano que dice «Para educar a un niño, hace falta la tribu entera» y el otro, añade «Para educar bien a un niño, hace falta una buena tribu».

En el número de Enero/Febrero de la Revista de Tráfico, aparece en su sección «la Pluma», un artículo de Jose Antonio Marina titulado «Educación y Carretera».

Es muy interesante para todos, para padres, educadores, conductores y en definitiva toda la sociedad.

Si Jose Antonio Marina lleva toda la vida empeñado en la educación, por algo le han encargado escribir un manual sobre la nueva asignatura «educación para la ciudadanía», en esta ocasión relaciona la obligación que tenemos todos de educar en la responsabilidad y la carretera.

Las responsabilidad sería en palabras suyas «el gran antídoto para los comportamientos de riesgo, por lo que la educación sirve para prevenir conductas peligrosas en la carretera».

Desde el inicio de este blog, uno de los enlaces que aparece es Movilización Educativa y esta pagina no tiene nada que ver con el mundo del motor o con seguridad vial, pero me pareció que era un proyecto muy importante, por eso la enlacé.

 La educación es la base de todo. Siempre lo he dicho.

Espero que Jose Antonio Marina no se moleste porque haya utilizado su famosa palabra «Tribu», para titular este post.

Porque todos somos la Tribu, porque todos pertenecemos a la Tribu y porque como dice él,  para hacer una sociedad más libre y más inteligente y más responsable «hace falta Toda la Tribu»

Gracias por ese artículo.

Publicado domingo, 25 de febrero de 2007 8:20 por FZ_madredHelena
Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Acerca de Flor Zapata

Desde Abril de 2005, soy Flor Zapata, madre de Helena. Ese es mi pie de firma desde que escribo para concienciar sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Muertes en carretera, Reflexiones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *