Los que nos cuentan de o para Helena

Gracias!

A todos.

Un año más habéis sido un bálsamo para el dolor. Y es de agradecer. Porque para los que habéis pasado por algo parecido es volver a revivirlo y para los que no conocéis este dolor es de admirar que os pongáis en el lugar.

Sería difícil poner aquí todos los recuerdos de los demás sobre Helena o las cosas que nos decís para ella, pero quiero traer algunas.

Por ejemplo, la carta que ha escrito Helena, a través de Mª Luisa, la madre de Luis Mariano, un joven que se marchó por una de las famosas «c». Poco antes de que nos conociéramos personalmente, María Luisa encontró en el ordenador de su hijo mi “carta abierta a los jóvenes”. No sabemos cómo llegó hasta él, pero está claro que muy poco antes de marcharse, Luis Mariano ya había contactado con Helena.

Querida mamá, Soy HELENA y quiero contarte que…………
Hoy salí de viaje, un viaje rápido y bonito.
 

 Aquí es corto, te espero a la vuelta de la esquina, pero para ti, sé que es largo. Hoy te escribo para contarte de mi viaje.
Aunque no lo sepas traje el mejor equipaje que pude, y así quiero decírtelo.

 Mi maleta ha venido cargada de cariño, de amor que tú y sólo tú me has dado en todo este tiempo que hemos compartido. He traído también valores, muy buenos valores que tú me has enseñado.

Aquí no he tenido que aprender a amar, mamá… porque tú ya me lo enseñaste.

Quiero que seas consciente de la importancia del trabajo que has realizado, has hecho de mí la persona que aquí sigo siendo, y te repito: quiero que lo sepas. No lo olvides, me he traído conmigo cada juego, cada enseñanza, cada parte de ti que me diste, y créeme: eso lo es todo.

Así ha tenido que ser y has tenido que ser tú, para poder enseñarme todo aquello que me ayudó y me sigue ayudando, porque sólo tú lo has hecho.
No te preocupes por el tiempo que vas a estar sin verme, porque ahora me toca a mí.
Me toca a mí, enseñarte y tener contigo la misma paciencia que tenías conmigo cuando me enseñaste andar: ahora te voy a ayudar yo a caminar sin mí, porque debes hacerlo y yo te guiaré en ello…
Caerás unas cuantas veces, como tantas caí yo, pero recuerda… amorosamente me levantabas y me decías que pronto sanaría: hoy te toca a ti, mamá. Te toca levantarte y ponerte en pié tantas veces sea necesario… es sencillo, me decías, recuerdas? Pues hagámoslo juntas, estoy contigo. Si yo pude, tu puedes… somos uno, sabes?
No te preocupes porque no hablemos, porque tenemos el mejor lenguaje que se pudo inventar: el del corazón.

No te preocupes porque no nos veamos, porque mi imagen irá a ti cuantas veces lo necesites.

No te preocupes porque no nos toquemos, recuérdame tan sólo y volverás a sentirme.

Abre la maleta de todo el equipaje que me preparaste, y quédate con eso, pues “eso” soy yo.

Si tú lloras, yo te secaré las lágrimas.
Si sonríes, yo reiré.
Si ríes, yo bailaré.
Si bailas, yo saltaré.
Y cuando menos te lo esperes, y sin que te des cuenta, habrás sanado y entonces estaremos verdaderamente juntas.
Estoy en cada amanecer, dándote fuerzas para comenzar el día.
En cada atardecer, tranquilizándote para descansar en un profundo sueño.
En cada flor que se abre,  como tu nombre, dándole color y alegría a tu vida.
En cada carcajada, llenándote de fuerza.
Y en tantas pequeñas cosas, que ahora te pasan desapercibidas.
Si no me encuentras, acude a mi casa que es la tuya: tu corazón y allí estaré.

Te quiero mamá, se fuerte, por ti y por mi…..…. ¡Y sonríe que te espero!

HELENA tu eterna Hija

  

También, el poema en Nuevo Amanecer:

«El cielo se vistió de rosa

de azul y brisa de mar,

veinte calas tan hermosas

como su dulce mirar

esperaban su llegada

al reino de nunca jamás»

 

Pero de sus amigos, de aquellos que la conocían no como hija, apenas he tenido señales, sólo Laura y Sara. Es probable que algunos la hayan recordado. Así que he querido traer los enlaces de algunos comentarios que sobre ella hicieron sus amigos, o los poemas o cuentos que inspiró en ellos. Hay otros muchos pero es difícil encontrarlos entre cinco años de comentarios y de post. Disculpadme:

De Nuria:

http://blogs.terra.es/blogs/fzhelenmamy/archive/2006/08/28/Los-amigos.aspx

De Ana: 

http://blogs.terra.es/blogs/fzhelenmamy/archive/2006/08/31/Cruzar-la-A_2D00_6.aspx

De Raquel

http://comunidad.terra.es/blogs/mamyhelena/archive/2007/10/28/lasaccionesdenuestroshijos.aspx

De  Andrés, compañero de Erasmus:

http://blogs.terra.es/blogs/fzhelenmamy/archive/2008/05/16/memoriasdeunradarcuentosobrelosaccidentesdetrfico.aspx

 Y Marina cantó una bella canción, especialmente dedicada para Helena, pero mi impericia informática me priva del placer de traerla hasta aquí. Se titula «Ángel» de Sarah Mclachlan. Seguro que un día encontraré un ángel que me enesañarán a hacerlo y la podré poner.

 Y los comentarios que he recibido de todos, la mayoría conociéndola sólo a través de este blog, son preciosos. Me han emocionado, llenado, tocado, y han hecho un poquito más llevadero este nuevo aniversario.

Querida Helena, nunca pensé que me habías dejado tanto.

Un abrazo inmenso, para todos.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

(Helena. Espejo de nuestra vida. Foto colección privada)

Publicado lunes, 19 de abril de 2010 7:51 por FZ madredHelena
Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Acerca de Flor Zapata

Desde Abril de 2005, soy Flor Zapata, madre de Helena. Ese es mi pie de firma desde que escribo para concienciar sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Aniversario, Correo sin entregar, Duelo, Muertes en carretera, Sentimientos, Víctimas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *