También se debe a nuestra labor

Según las últimas noticias, el gobierno está contento por el descenso del número de víctimas en la carretera.

Efectivamente en los últimos años se ha producido un descenso y parece ser que el mayor descenso se ha dado en los jóvenes de 15 a 24 años, edades de nuestros hijos.

El gobierno lo achaca a las campañas de concienciación, al carnet por puntos, a las medidas de presión en plan sancionador como es el aumento de radares y a la a propia reforma del código pernal que se acaba de iniciar.

Pero yo creo que se olvida de la labor de miles de mujeres, madres y esposas, que ponen freno al acelerador de los coches que conducen sus maridos y al machaque continuo ejercido sobre sus hijos, cada vez que tienen que salir.

No es nada fácil ni agradable, tener que estar recordándole a nuestros hijos no corras, no bebas, ten cuidado. Y esa es una labor que continuamente realizan las madres.

Así mismo, son en gran mayoría mujeres, las que componen las asociaciones de victimas, por ejemplo Stop Accidentes, PATAP, AESLEME, etc. Asociaciones que han conseguido que el gobierno actual las escuchara y realizara algunas de las acciones que se han llevado a cabo.

Pero no se ha hablado en este tema de la labor de la mujer. Tampoco es nada novedoso, las mujeres llevamos una labor callada en todos los ámbitos de la vida que nunca es considerada.

 Pero no importa. Que no os importe, porque son nuestros hombres, son nuestros hijos y si a los demás no les importan, a nosotras sí.

¡Seguid luchando!.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, esposa de Jose María

 Publicado viernes, 04 de enero de 2008 8:12 por FZ_madredHelena

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Acerca de Flor Zapata

Desde Abril de 2005, soy Flor Zapata, madre de Helena. Ese es mi pie de firma desde que escribo para concienciar sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Correo sin entregar, Muertes en carretera, Reflexiones, Sentimientos, Víctimas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *