11-M

El 11 de marzo de 2004, cuando llegué a casa después de mi jornada de trabajo, encontré en la fachada de mi terraza un lazo negro. Lo había colgado Helena, mi hija.

Estaba indignada. Tenía una rabia que jamás había visto en ella. Nunca pensé que un año después, ella tampoco estaría, como esos jóvenes que no habían llegado a la universidad.

Angélica, Rodrigo, Daniel…

…cuando no hay ya lágrimas bastantes,

porque alguien, cruel como un día de sol en primavera,

con su sola presencia ha dividido en dos un cuerpo.

 

Ahora hace falta recoger los trozos de prudencia,

Aunque siempre nos falte alguno;

Recoger la vida vacía

Y caminar esperando que lentamente se llene,

Si es posible, otra vez, como antes,

De sueños desconocidos y deseos invisibles.

 

La realidad y el deseo. Luis Cernuda.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

Publicado miércoles, 11 de marzo de 2009 6:46 por FZ_madredHelena
Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Acerca de Flor Zapata

Desde Abril de 2005, soy Flor Zapata, madre de Helena. Ese es mi pie de firma desde que escribo para concienciar sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Aniversario, Correo sin entregar, Duelo, Historias, Sentimientos, Solidaridad, Víctimas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a 11-M

  1. Flory García Zapata dijo:

    <3 <3 <3 <3 <3 <3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>