Diego, el duende especial

Se cumple un año de la pérdida de Diego.

Las piedras, la guardiana del río… el caso es que Diego cruzó a la otra orilla y sus padres, su hermano, se quedaron sin su presencia.

Te queremos, Diego. Vanessa, no estás sola.

Tu muerte, hijo, no ha ensombrecido el mundo. Ha sido un apagarse de luz en la luz. Y nosotros aquí, ensordecidos de tragedia, heridos de blancura, mortalmente vivos, diciéndote.

Francisco Umbral. «Mortal y rosa»

Si pudiera mirarte un ratito …

…….

Eres lo quemas quiero

y no me canso de decirlo

 

Eres en la noche el sueño

y en el día mi hechizo

 

Siento cosquillas en mi cuerpo

cuando pienso en tus besos

 

Y que tus manos recorren

Poquito a poco mi cuerpo

E incluso siento en mi cuello

El calor de tu aliento

 

Si pudiera mirarte un ratito

si pudiera tenerte un poquito

 

Eso es lo que siento

 

Me he hecho amiga de la luna

para contarle nuestro secreto

pa que entienda mi locura

cuando digo que te quiero

 

Si una brisa trajera tu dolor

Para darme un soplo de alegría

 

Intentaría amarrarla

para tenerla siempre en mis bolsillos

y llenarme de amor

Cada vez que quisiera

 

Eres lo que más quiero

Y no me canso de decirlo

 

Eres en la noche el sueño

Y en el día mi hechizo

 

Si pudiera mirarte un ratito

Si pudiera tenerte un poquito

 

Eso es lo que yo siento

 

Me he hecho amiga de la luna

para contarle nuestro secreto

pa que entienda mi locura

cuando digo que te quiero…

 

«Deja de volverme loca». Diana Navarro

 

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena

Publicado lunes, 29 de marzo de 2010 23:15 por FZ madredHelena.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Acerca de Flor Zapata

Desde Abril de 2005, soy Flor Zapata, madre de Helena. Ese es mi pie de firma desde que escribo para concienciar sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Aniversario, Correo sin entregar, Historias, Muertes por omisión, Sentimientos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *