El Pozo

calvosotelo

Supongo que a algunos os habrá extrañado que aún no me he pronunciado sobre el pequeño Julen, pero es que no quiero ser pesimista, y mucho menos, transmitirlo. Sobre todo por esos padres que ya perdieron un hijo.

Me crié en una zona de minas, con muchos pozos abandonados, y viví durante años, casi a la boca de una mina: El pozo Calvo Sotelo.

Mi feliz infancia está rodeada de vivencias, juegos, e historias de minas y pozos. Cuando era un bebé, viví,  aunque sin enterarme, la primera explosión de grisú del pozo,  después, ya sí recuerdo, la segunda con las consabidas muertes. Y yo misma, en un día de esos de juegos infantiles, estuve a punto de caer a uno de esos pozos abandonados. Gracias a la actuación de una tía mía que me agarró cuando estaba en el borde.

Pero esto no es una mina. Para bien y para mal.

A los padres que perdemos un hijo en siniestro de tráfico, normalmente nos dicen que murió en el acto, que no se enteró. Es más consolador. Aunque hay personas que han pasado por un grave siniestro y dicen que una vez sucedido, ya no te enteras de nada.

Quisiera creer en los milagros. Y también en que el hada Helena estará merodeando por allí.

Mucha fuerza para esos padres.

Flor Zapata Ruiz, madredHelena, muerta por la acción de un conductor con alcohol.

www.quieroconducirquierovivir.com

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Acerca de Flor Zapata

Desde Abril de 2005, soy Flor Zapata, madre de Helena. Ese es mi pie de firma desde que escribo para concienciar sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Correo sin entregar, Historias, Solidaridad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *