La maltrecha salud

calas de virtu

La salud, esa de la que nos acordamos cuando nos abandona, se pierde también con la pérdida de los hijos.

Son o somos muchos los padres que después del shock producido por la pérdida tan traumática de nuestros hijos, comenzamos a tener nuevas enfermedades o se agravan las ya existentes.

Y así aparecen enfermedades autoinmunes y demasiados tipos de cáncer.

Es cierto que nuestra salud depende de muchísimos factores, y en indudable que nuestra salud mental afecta a la salud física. El dolor producido por la pérdida de un hijo nos lleva a un estado lamentable y nuestro organismo debe volverse loco.

Como decía en un antiguo post, las entrañas también lloran, y se retuercen, y poco a poco, ese primer deseo de querer morir que se adueña de nosotros, y que  ya casi lo hemos olvidado, se va materializando en partes de nuestro cuerpo.

Sí, olvidado, porque según va pasando el tiempo, la vida te va engañando y enganchando nuevamente, y una vez superada esa única idea de querer morirte, te asusta nuevamente la enfermedad, y casi la muerte.

Nadie se muere, aunque lo desee. Mi psicóloga siempre decía que incluso los que se quitan la vida no quieren morir. Y nosotros, las víctimas, y según las creencias, aunque deseemos volver a encontrarnos con nuestros hijos, algunos con total certeza, otros con la incertidumbre de si será real que volvemos a vernos, es normal que pasado un tiempo, y después de lo sufrido, sintamos miedo al dolor.

Eso no significa que ya no nos acordemos de nuestros hijos, que seamos egoístas y queramos seguir en esta vida,  no. Nadie puede vivir por mucho tiempo con el dolor y la locura de los primeros momentos, todos tenemos que hacer lo imposible para seguir en este mundo, cada uno encuentra su camino y aquello por lo que seguir vivo,  y una vez pasado este infierno que dura años y quizás el resto de nuestra vida, viviremos toda la vida, la vida de cada uno,  hasta que llegue la muerte.

Y a pesar de nuestro dolor tenemos que cuidarnos, porque no nos moriremos hasta el final de nuestra vida, y depende de la salud en cada uno será más o menos larga. O corta y maltrecha, porque la muerte de un hijo acorta la vida.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor con alcohol.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Acerca de Flor Zapata

Desde Abril de 2005, soy Flor Zapata, madre de Helena. Ese es mi pie de firma desde que escribo para concienciar sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Duelo, Enfermedad, Reflexiones, Víctimas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La maltrecha salud

  1. erika obeso dijo:

    QUE BIEN A HECHO LEER ESTE TEXTO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>