La Sirenita

carnaval

 

Helena de ratita rosa.

Helena es de la generación de La Sirenita, La bella y la Bestia, Aladino… recuerdo que cuando la llevamos a EuroDisney,  Aladino estaba en todo su apogeo. ¡Cómo disfrutó Helena en ese viaje!

Pero hoy he conocido a la verdadera «sirenita». Una persona muy especial, llena de energía positiva, y que ella misma se define así por su aspecto exterior.

Su charla me ha llenado de ternura, de esperanza, y me ha confirmado que las barreras más grandes se sortean cuando se quiere vivir.

Lary León Molina es la sirenita. Un ejemplo a tener en cuenta por aquellas personas que se consideran diferentes, o aquellas que después de una enfermedad o un siniestro de tráfico, ven su vida modificada. O aquellos padres que se encuentra a alguien especial en el nido.

http://www.antena3.com/fundacion/actividades/asitencia/canalfan3/

Gracias, Lary, por tu abrazo.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Acerca de Flor Zapata

Desde Abril de 2005, soy Flor Zapata, madre de Helena. Ese es mi pie de firma desde que escribo para concienciar sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Correo sin entregar, Mujeres, Sentimientos, Solidaridad, Testimonios y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La Sirenita

  1. María Jesús Esparza dijo:

    Querida Flor, estuve hablando al final de la charla un ratito contigo. Soy la pediatra de atención primaria que te dije que trabajo en las recomendaciones para la prevención de lesiones no intencionadas (mal llamadas accidentes) ¿me recuerdas?
    Solo te quiero agradecer tu charla, y cómo no, la de Lary, porque las dos nos habéis aportado mucho con vuestro testimonio.
    Ahora sabemos un poco más cómo hemos de actuar para ayudar a nuestros pacientes.
    Abrazos.

  2. Flor Zapata dijo:

    Gracias, María Jesús.
    Pondré en el blog la charla completa porque soy consciente que con los nervios y con la emoción se me quedaron muchas cosas por decir. Siempre lo escribo pero no me gusta leerlo, prefiero recordarlo, y muchas cosas se me olvidan. Un fuerte abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *