Las calas de Helena

Las Calas de Helena

 

Helena descubrió la flor de las «Calas» en nuestro viaje a Italia. Tenía unos 14 años.

Cuando estábamos en Roma, vimos a muchas novias. Una de ellas, en la Fontana de Trevi, se hacía fotos. Llevaba un ramo de estas flores.

Helena cuando se fijo en ese ramo quedó encantada: «Mamá, ¡qué ramo de flores más bonito! Ese va a ser mi ramo de novia cuando yo me case».

Después de este descubrimiento, mi madre, gran amante de las flores, nos facilitó una maceta de estas flores.

Diez días antes de la muerte de Helena, cuando llegó de Holanda, encontró en esta maceta una cala: «¡Qué bonita está! Claro, hija, es el tiempo de esta flor».

Cuando Álvaro, su amor,  salió del hospital y pudo ir al cementerio, le llevó un ramo de calas precioso. El ramo de novia que nunca pudo llevar.

Sólo tenía una maceta de calas. Al poco tiempo de morir y os puedo asegurar que yo no las sembré, comenzaron a salir otras plantas en maceteros, que yo al principio no sabía ni que eran. Ahora tengo 5 macetas. 

(la foto está tomada en Córdoba, en el mismo día que llegaba Helena desde Holanda. La hice yo misma en el Alcázar de esta ciudad, donde me encontraba por motivos de trabajo, para podérsela enseñar a ella)

Publicado domingo, 15 de abril de 2007 20:28 por FZ_madredHelena
Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Acerca de Flor Zapata

Desde Abril de 2005, soy Flor Zapata, madre de Helena. Ese es mi pie de firma desde que escribo para concienciar sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Historias, Sentimientos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *