Otro día, otros muertos

diamadre

(Dibujo de Helena para el día de la madre)

Otro día de la madre que pasó. Así uno tras otro, ya van quince. Sin beso, sin abrazo, sin nada que celebrar. El regalo es lo que menos importa, porque el regalo ya fue el haberla tenido.

Hace días que vengo pensando en esa nueva madre que ha perdido a su hijo, como dice mi dedicatoria en este blog,  por las acciones de otros, por las omisiones de tantos, por la culpa de todos, en las pasadas  fiestas de Cobeña. Pero como ya no escribo sobre todas las muertes, no queda reflejado en este blog.

944919_10200255604427297_16672625_n

(carta publicada en el diario El Mundo)

Pero hoy, coincidencias, entre los recuerdos de Facebook, aparecía la publicación de una mis muchas cartas al director, publicada en el diario El Mundo, sobre lo de siempre, el consumo de alcohol y los siniestros de tráfico. Y hoy, coincidencia, leía en ese mismo diario, la carta de los padres de este  joven asesinado en Cobeña, que publicaron ayer. Una carta que me recordaba a nuestra esquela, y a mi carta abierta a los jóvenes. A todo lo que escribimos en esos momentos de locura, esa que produce la pérdida de un hijo.

El caso de este chico me ha traído muchos recuerdos. Él, como Helena, creo que también estaba estudiando fuera. También tenía 20 años. Y también encontró la muerte a manos de otro. Sin culpa, sin verlo venir, sin posibilidad de protegerse.

Sé que en estos casos se llama asesinato, y que en los siniestros de tráfico se llama accidente. Que probablemente en ambos casos estuvo por medio el alcohol (por parte de los que matan), porque no se puede entender que haya jóvenes que pierdan la cabeza de tal manera y quiten la vida a sus semejantes. Pero el resultado es el mismo: la pérdida de un excepcional hijo o hija: “la muerte de todos” (Texto carta de los padres de Alex)

Y sé lo que les espera a estos padres, porque antes lo sufrí yo.

Estimados padres de Alex, siento vuestro dolor como si fuera mío. Es probable que jamás nos lleguemos a conocer, pero ya siempre estaremos unidos por ese hilo de dolor que nos va cosiendo. Aprenderéis a sobrevivir como tantos. No esperéis gran cosa de la justicia, porque ella no puede devolvérnoslos. Tardaréis mucho tiempo en remontar, cien años no serían suficientes, pero en vuestro caso, creo, hay más hijos. Ninguno suple al perdido, pero ayudan a  seguir el camino, y debéis hacer un sobre esfuerzo. Mi abrazo más cálido y solidario para Nuria y Felipe, padres de Alejandro Bartolomé Morcuende.

“Quiero que viváis mientras yo, dormido, os espero. Quiero que lo que amo siga vivo. Pablo Neruda. ” Texto de la carta de los padres de Alex”

Alex, busca a Helena.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor con alcohol.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Acerca de Flor Zapata

Desde Abril de 2005, soy Flor Zapata, madre de Helena. Ese es mi pie de firma desde que escribo para concienciar sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Correo sin entregar, Duelo, Sentimientos, Solidaridad, Víctimas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>