Quién cuidará de nosotros cuando hayamos muerto

Se me olvidó  que tenía adoptada otra tumba. Sí, la de una madre y un hijo. Al hijo nunca lo conocí, a la madre sí. Un día de los que fui al cementerio. Estaba llorando, hacía tan solo unos meses que había perdido a su hijo y se quejaba de que no había empezado a hacer su duelo por que la familia no le había dejado. No la volví a ver hasta el día que me encontré escrito el nombre de ella en la lápida. Una lápida que nadie cuida. Nunca, desde que la enterraron, he vuelto a ver flores. Ni nuevas, ni secas, ni naturales, ni de plásticos.

Desde entonces, de vez en cuando, le pongo unas florecitas, y hasta que yo no las cambio siguen allí.

Me pregunto qué pasaría con la sobrina de la que ella me habló, y de la que hablaba la cinta de una corona el día que la enterraron.

Muchas veces me he preguntado, cuando yo no esté, quién llevara flores a Helena.

“Y cuando ya no estés, te recordarán tus hijos, y los hijos de tus hijos”… de Troya. Helena, la más bella.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor con alcohol

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Acerca de Flor Zapata

Desde Abril de 2005, soy Flor Zapata, madre de Helena. Ese es mi pie de firma desde que escribo para concienciar sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Conmemoración, Duelo, Sentimientos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *