Se cumplió un nuevo presagio

Cada vez que oigo o leo la noticia de una desaparición me tiemblan las carnes.

Esta noche cuando escuchaba que ya habían detenido al secuestrador del bebé de 16 meses en Almería, para mis adentros decía, lo habrá tirado en algún sitio.

Acabo de enterarme que lo han encontrado, muerto.

¡Cómo puede haber gente tan mala y malvada!

¡Qué dolor!

Se cumplió el presagio

e hirió el alma,

se hizo la luz

en las tinieblas heladas.

 

Se nos rompió el corazón

de tanto buscarla,

se apago la luz

de su tierna mirada.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

Este poema me salió con otra desaparición en la que se cumplió también el presagio.

Vuestro dolor es también el mío.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor con alcohol.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Acerca de Flor Zapata

Desde Abril de 2005, soy Flor Zapata, madre de Helena. Ese es mi pie de firma desde que escribo para concienciar sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Correo sin entregar, Sentimientos, Solidaridad y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>