Las abuelas de Madres sin hijos

madresinhijos

(Imagen de Madres sin hijos para este blog, de la pintora Celsa Sanchez)

El término “Madres sin hijos” ya tiene once años. Desde el primer momento tuve claro que madre siempre lo sería, pero con la pérdida de mi hija me había convertido en una “madre sin hijos”, y también supe que para mí esta era la denominación de todas aquellas madres que perdíamos a un hijo, y que este sería el nombre para mi blog.

Y así comencé a conocer a otras madres sin hijos. Pero aunque, curiosamente, muchas de las madres que perdimos a nuestros hijos, eran hijos únicos, hay otras muchas madres que, afortunadamente, tienen y tenían más hijos.

Esas madres ya tenían un tesoro, pero si han tenido o tienen nietos, tienen un amor más que no viene a ocupar ningún lugar pero si a llenar un vacío.

Creo que la primera madre sin hijos que conocí, con nietos, fue Manuela, la madre de Edu. Incluso hice un cuento para su nieta,  la buscadora de ángeles y hadas.

Después he perdido un poco el orden cronológico pero me parece que es así: Gracia, madre de Manolo, que ya tiene dos nietos. Mis compañeros de desgracia Isabel y Antonio, que tienen dos. Mi vecina Paloma, que tiene a su nieto Carlos. Teresa, de Miami que tiene varios y la última es la preciosa Shaila. Carmen, que tuvo al precioso Christiam y ahora ya tiene también a Aión.

Y este año han nacido unos cuantos más: Marisol, con su pequeña Sabinica. Mari Carmen, que creo que ya tenía una nieta más. MCarmen, mi paisana, que acaba de tener a su Rubén.  Y así muchas más que ahora mismo no recuerdo.

Y otras que están esperando. Y algunas que no me entero porque dicen que no me lo quieren decir para no causarme más dolor. Porque es cierto que, aunque de todas me alegro, siento cierta envidia. Porque el conductor borracho que me arrebató la vida de mi hija, me privó también de ese placer: SER ABUELA.

Perdonadme si cuando veo esas preciosas fotos en vuestros muros, se confunden mis lágrimas con vuestra alegría. De veras que me alegro por vosotras, pero es imposible no pensar que no puedo disfrutar de mi hija, y tampoco de unos nietos, porque estoy segura de que los habría tenido. Siempre pensé que con tener un solo hijo a mi hija le abocaba a ser madre de familia numerosa, y ella así lo decía. Y también decía que si no los podía tener, los adoptaría.

Algunas personas también no los ha sugerido, pero si la naturaleza es sabía y sabe hasta cuando puede dar hijos, la inteligencia también sabe elegir.

También hay quien, en esa misericordia por querer consolarte, te aconseja que te compres un perro, pero, aunque haya perros mejores que personas, ningún perro puede sustituir a un hijo.

Queridas amigas, compañeras, abuelas, disfrutad de vuestros nietos. Llenad vuestro corazón con esa presencia que os inundará de futuro, y en muchos casos, porque vosotras a sí lo decís, hasta de recuerdos y parecidos. Y no os importe decírmelo, aunque sepáis que me dais un poquito de envidia.

Disculpadme aquellas que, en este momento, no he recordado que también sois abuelas.

P.D. La más reciente, Francesca, la nieta de Analía, tan solo tiene unos días.

Mi abuela es un hada

Mi abuela Mariana,

Tiene una cana

cana canariera.

 

Mi abuela Mariana,

me cuenta los cuentos

siempre a su manera.

 

Yo la quiero mucho,

yo la quiero tanto …

Me ducha, me peina

y me lleva al campo.

 

Me enseña canciones,

me ayuda a estudiar,

dice poesías,

solemos jugar.

 

Luego por la noche

mi abuela me vela,

un cuento me cuenta

y cuando me duermo,

me apaga la vela,

Mariana mi abuela.

 

Mi abuela Mariana,

de paja el sombrero,

el traje de pana,

mi abuela Mariana

no parece abuela,

me parece un hada.

Gloria Fuertes

 

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor con alcohol.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Acerca de Flor Zapata

Desde Abril de 2005, soy Flor Zapata, madre de Helena. Ese es mi pie de firma desde que escribo para concienciar sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Literatura, Mujeres, Sentimientos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Las abuelas de Madres sin hijos

  1. Sandra Torres dijo:

    Saludos Flor
    Tengo cuatro hijos, tres hembras y un varón (este último falleció en un accidente automovilistico o mejor dicho en un siniestro automovilistico). Se llama César y tenia 20 años; mi ùnico varón. Te envio un abrazo fuerte desde Puerto Rico.

    • Flor Zapata dijo:

      Lo siento mucho Sandra. Sobreviviremos, pero nuestro dolor será para el resto de nuestra vida. Un abrazo.

    • Flor Zapata dijo:

      Lo siento mucho Sandra. No hay cosa más estúpida que perder la vida con un coche. No debería ser así. Y por desgracia, cada vez son más o que mueren, como dices tú, en siniestros de tráfico. Un abrazo para ti, compañera de infortunio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>