Locura, cordura

11años

Hacía mucho tiempo que no me ponía a escribir nada más levantarme. De hecho, cada vez me cuesta más escribir. Ya he comentado en muchas ocasiones que, según ha ido pasando el tiempo, siento más pudor de compartir mis sentimientos.

Pero el dolor sigue latente. Quizás con mayor ardor, porque para el resto del mundo el paso del tiempo tendría que haberlo apagado. Porque, ese paso del tiempo, para los de enfrente, lo cura todo. Porque, según los demás, cada día se me ve mejor: más guapa, más sonriente, más arreglada…

Pero el dolor está debajo de ese maquillaje, y ahora, ya, ni siquiera la escritura lo apacigua. Es más, el cuerpo es muy sabio, y quizás se aleja de la escritura, para no llorar más. Porque escribir es sanador, pero es que es una escritura en la que la tinta y las lágrimas se mezclan casi a partes iguales.

Hay un libro de Rosa Montero, “El amor de mi vida”, donde te habla de otros muchos libros, que yo retomo de vez en cuando, pues es una buena guía para saber qué otro libro puede apetecer leer. En estos días, leía alguna de esas reseñas.  Y por ejemplo, en la de la novela “Mi nombre es Jacinto”, de Manuel Fajardo, Rosa definía el dolor por la pérdida de un hijo, en una frase, relatando sobre la temática de  la novela y el dolor del personaje: …sublima el dolor con el dolor del mundo, se sumerge en el sufrimiento de la humanidad entera, porque el sufrimiento por su hijo es demasiado grande.

Y más adelante: …Cordura, que es nuestra capacidad para sobrellevar la locura del mundo, y para ser razonablemente felices pese a todo.

Ese “cordura” me recordó a mi relato “Lo-cu-ra”, publicado hace unos años en los periódicos del grupo Vocento.

No sé si alguna vez fui una persona cuerda. De lo que sí estoy segura es que, nadie que haya pasado por la muerte de un hijo volverá a ser normal, en el sentido de normalidad, “para ser razonablemente felices”.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor borracho

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Acerca de Flor Zapata

Desde Abril de 2005, soy Flor Zapata, madre de Helena. Ese es mi pie de firma desde que escribo para concienciar sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Correo sin entregar, Duelo, Literatura, Reflexiones, Sentimientos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>