Lo Imposible

20140416_121209

Ayer vi la película «Lo imposible», película  que durante mucho tiempo me negué a ver. Esta era la tercera película que me faltaba por ver relacionada con el tsunami ocurrido  en el 2004  en el océano Índico, en el que murieron más de 200000 personas.

En esas tres películas, cuyo tema de fondo es el tsunami, pero en cada una de ellas tratado de forma diferente, se toca el tema de la pérdida, la muerte y el más  allá o cómo reponerse de las tragedias que pueden afectar nuestra vida.

Creo que la primera que vi fue  «Más allá de la vida». Podéis leer lo que escribí en su día sobre ella. La segunda fue «Tsunami: más allá de la tragedia». En ella nuevamente el tema de la muerte, la pérdida de los seres queridos, el duelo y cómo sobrevivir.

Y la tercera, «Lo imposible», durante mucho tiempo  me negué a verla porque desde el principio, y respetando el sufrimiento de los protagonistas, no me parecía una historia importante, puesto que los protagonistas habían sobrevivido. Entonces, nada me podían aportar.

Y he de decir, que no me sorprendió, como ya esperaba,  salvo la admiración por los efectos especiales para hacernos estar inmersos en el verdadero Tsunami.

De las tres películas, para nosotras «madres sin hijos», y en mi opinión, la más cercana, la más real, la que mejor representa  nuestro estado y sentimiento, es la de   «Tsunai: más allá de la tagedia». Os la recomiendo.

Para aquellos que creen en un más allá o que quieren creer, para los que piensan que se pueden poner en contacto con sus seres querido, los que creen en los ECM (experiencias cercanas a la muerte), por supuesto la de «Más allá de la vida», pero por mi escepticismo, esta película me pareció eso, una película.

Y, por supuesto, estas dos películas me gustaron más que «Lo imposible».

No le quito su valor como película (dirección, técnica, escenarios…), pero no me sedujo su historia, no me convenció, no me transmitió el dolor y la desesperanza que sentimos los que hemos sufrido una pérdida.

Ahora entiendo, algo que no me explicaba en principio cuando en su labor de marketing mostraban que era una historia espectacular, algo para contar. No entendía cómo habiendo tantas historias extraordinarias, como tragedia, como ejemplo de supervivencia o de solidaridad, el director se había fijado en esta historia. Ahora lo comprendo, era una historia de película, con final feliz. Y a la gente le gustan los finales felices, no le gustan las tragedias reales, las cosas tristes.

Sí, es algo imposible, pero para imposible, imposible, nuestra situación. Porque todos los padres que hemos perdido a un hijo, aunque pase mucho tiempo, seguimos pensando que es imposible, que no es real, que es un sueño del que vamos a despertar, que no es posible que nos haya pasado esto. Eso sí que es imposible.

Creo que la mayoría de los que hemos perdido a nuestros hijos, y desde que los hemos perdido tenemos una vida que podría dar para una película, pero, y a quién le interesa.

Temas relacionados con la muerte:

Doctora Angi Carmelo

Blog Calcetines del revés

Libros «Palabras que consuelan» Merce Castro Puig

Y en este blog de «Madres sin hijos» encontraréis la forma de sobrevivir de esta madre, ahora sin hijos:

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor borracho.

En este enlace podéis ver la película «Más allá de la tragedia»

http://www.youtube.com/watch?v=bJfMW87Ppqc

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Acerca de Flor Zapata

Desde Abril de 2005, soy Flor Zapata, madre de Helena. Ese es mi pie de firma desde que escribo para concienciar sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Cine, Duelo, Sentimientos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *