Los milagros del cielo

mariposahelena

(Mariposa dibujada por Helena)

Sigo sin escribir sobre el principio de “Los Cuentos del Hada Helena”. Sí, muchas personas me lo han preguntado, ¿Cuándo vas a escribir el inicio? Está escrito en mi cabeza, pero no sé cual es la causa para que aún no lo haya hecho.

Anoche, viendo la película “Los milagros del cielo”, película que jamás había visto y de la que he leído críticas a favor y en contra, porque ya sabemos que en temas de fe cada uno piensa según sus creencias, me llamó la atención una serie de cosas. Esas que yo llamo “coincidencias”, porque mis creencias no me permite llamarlas “señales” o “milagros”.

No voy a destripar la película (“Spoiler” que dicen hoy en día, para no usar nuestro rico idioma), para aquellos padres que quieran ver el sufrimiento que produce la enfermedad de un hijo, o para aquellos que han tenido la desgracia de perderlos.

Siempre he dicho que determinadas creencias religiosas son un bálsamo cuando se pierde a un hijo, y que, para aquellos que no las tenemos, la pérdida es aún más dura. Y siempre he recomendado que hay que encontrar la forma de agarrarse a la vida.

Para mí, esa forma fue escribir. Y no me pregunten cómo convertí a mi hija en una mariposa,  qué me llevó a ello. Y no sé cuándo mi casa se llenó de mariposas. Ni cómo convertí a mi hija en un hada: el hada Helena. Casi fueron los demás los que me lo hicieron ver.

Solo sé que de las primeras veces que me reuní con un grupo de madres, y me llamó la atención las manos de una de ellas llenas de mariposas, le pregunté y ella me dijo, tú también tienes mariposas. Enseguida contesté que no, pero cuando regresé a casa me di cuenta que era cierto.

Ayer, esta película, nuevamente, me hizo un guiño: las mariposas aparecen incluso en el vestido de la madre que escribió esta historia, una historia real, según cuentan, y para los que creen, la historia de un milagro.

Ahora mismo recuerdo la frase de un imán que me hizo una madre, esta con hijos, que trabaja con libros: “Toda las vidas tienen su libro”. Yo más bien diría que todas las vidas dan para un libro, como es la historia de la que surgió esta película, o como sería mi vida.

cartehelena

Flor Zapata Ruiz, madredHelena, muerta por la acción de un conductor con alcohol.

 

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Acerca de Flor Zapata

Desde Abril de 2005, soy Flor Zapata, madre de Helena. Ese es mi pie de firma desde que escribo para concienciar sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Cine, Cuentos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>