Madres llenas de dolor

Madres llenas de dolor

 Queridas compañeras en el dolor:

Muchos amigos y conocidos me piden de vez en cuando que escriba a otras madres en igual situación que yo, es decir «madres sin hijos» o con la pérdida de alguno de ellos.

Creo que ellos confían demasiado en que yo sea capaz de paliar vuestro dolor, porque quizás piensa que tengo facilidad para plasmar en el papel lo que sentimos todas las madres que hemos perdido a nuestros hijos.

Pero es sólo eso, plasmar nuestro sentimiento, porque en lo que se refiere a consolar, mitigar o apaciguar nuestro dolor, es imposible que haya nadie que sea capaz.

Todas nos reconocemos en las otras porque hemos pasado por lo mismo, aunque cada persona lo manifieste de una forma distinta.

Pero sí es cierto que entre todas nos podemos ayudar, porque hay algo muy fuerte que nos une. Es la fuerza que nos han dejado nuestros hijos para luchar.

Sé que todas hemos pensado y deseado morirnos, pero no es tan fácil morirse y aunque nos dejásemos morir, tardaríamos mucho y produciríamos más dolor a otras personas.

Creo que esta fue la conclusión a la que llegué, después de haber pasado por mi cabeza imágenes, fantasías o llamarlas como queráis, muy negras.

Mi dolor, mi rabia y me pena me hizo comenzar a escribir.

La muerte de mi hija no podía quedarse en una muerte absurda y mi hija que era una chica alegre, risueña, simpática con todo el mundo, bella por dentro y por fuera no podía ser invisible a los demás, no podía ser una muerte más.

No soy una persona fuerte físicamente, al revés, siempre he estado un poco pachucha, pero su fuerza se quedó conmigo y me propuse que haría lo posible para cambiar este mundo que ella apenas había disfrutado. No podía permitir que a otras madres les pasara.

Así comencé a escribir a todo bicho viviente y en especial a los jóvenes, principales afectados en este problema de los mal llamados accidentes de tráfico.

Os cuento esto, porque creo que sólo dentro de vosotras está la formula para paliar vuestro dolor. Sólo tenéis que encontrarla, aunque tardéis.

Nos queda algo importante por hacer, en nombre de nuestros hijos.

No los hemos traído a este mundo, no les hemos cuidado, luchado, educado, para que sus nombres, sus ilusiones, sus proyectos se queden en una cuneta o en una calle. Ellos no lo querrían.

Yo os invito a transformar vuestra rabia y vuestro dolor en fuerza. En una fuerza inmensa que nadie la pueda parar.

Somos «la mano que mece la cuna» y tenemos que hacer todo lo posible por cambiar esta sociedad. Cada una en su medida, cada una en su entorno, cada una según sus posibilidades y su área de influencia.

¡Luchemos por cambiar esta sociedad!

El alcohol, las drogas, la velocidad, la violencia, las prisas, la falta de valores, el dichoso dinero que todo lo toca y parece que es el único fin, todos ellos son temas sobre los que podemos influir y sobre los que merece la pena que empecemos a gobernar.

Encontrad la forma de hacer algo positivo.

Nuestro dolor jamás pasará, pero no podemos quedarnos en un rincón sin hacer nada. Seguiremos llorando, no importa, el llorar nos reconforta, pero andando y sobre todo, conseguiremos que otras madres no lloren lo que nosotras.

No tengáis prisa, no hay prisa, ya tenemos todo el tiempo de nuestra vida.

Y recordad que las mujeres además de traer hijos a este mundo, son las que lo mueven, somos el motor y es algo que tenemos que hacer nosotras, porque los hombres no serán capaces, quizás porque no les enseñaron a llorar.

Estamos unidas en el dolor.

Un beso muy, muy fuerte.
Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

Publicado domingo, 20 de mayo de 2007 7:37 por FZ_madredHelena
Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Acerca de Flor Zapata

Desde Abril de 2005, soy Flor Zapata, madre de Helena. Ese es mi pie de firma desde que escribo para concienciar sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Duelo, Mujeres, Reflexiones, Sentimientos, Solidaridad, Víctimas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *