Hola, soy Helena, Feliz Navidad

Hola, soy Helena,  y en el año 1997, cuando yo tenía trece años, ya me gustaban los anuncios y pensaba en estudiar publicidad. Por entonces,  había un anuncio que rezaba casi como el título de esta carta, solo cambiaba  el nombre.

Hoy soy yo la que quiero desearos Feliz Navidad, pero eso no será posible porque yo ya no estoy en este mundo. No al menos en forma humana. Hay quien dice que sí, que soy su ángel de la guarda, su hada buena, pero eso es solo invención de mi mami. Una forma para sobrevivir y pensar que sigo por aquí.

Aunque, ahora que lo pienso, sí que voy a  aprovechar esa magia del “hada Helena” para hacer posible esta felicitación.

mariposahelena

El hada Helena. Dibujo hecho por Helena.

Estas son las décimas  navidades que no puedo disfrutar. Alguien se encargó de arrebatarme ese lujo, ese derecho, esa felicidad.

Todo comenzó un 17 de abril. Eran las cuatro de la tarde y volvíamos de comer con unos amigos,  mi amor y yo.

esquela

Mis padres no estaban en casa, venían de viaje.  Cuando llegaron, se encontraron un mensaje en el teléfono. “Habla la guardia civil de tráfico. Si son los familiares de Helena, llamen al siguiente número”.

Sí, cuando llegaron mis padres, yo ya estaba muerta.

Perdí a mis padres, a mi amor, a mis amigos, mis estudios… la vida.

Y no fue por mi culpa. Alguien muy borracho fue el causante.

Conducía con 1,07 y 1,08 miligramos de alcohol por aire aspirado. En su estado,  no me vio, quiso adelantarme pero me llevó por delante. Lo que  se llama “colisión por alcance”.

Mi novio se salvó. Yo corrí peor suerte.

El año en que me mataron hubo  3342 muertes en carreteras.

Este año,  muy probablemente, las cifras de muertos en siniestros viales será mayor que el pasado año 2013, y, aunque las autoridades, ahora,  cuando comienzan las comidas y cenas de Navidad,  están poniendo su empeño en disminuir el número de víctimas, mucho me temo que este año la cifra volverá a repuntar.

Por eso me he decidido a escribir esta carta.

Aunque este año quisiera ser el anuncio que entrara en todas las casas para felicitar las fiestas, no sería posible porque en muchas de ellas este año no habrá Navidad. En unas porque ya falta algún miembro, y en otras porque tú serás el nuevo muerto.

Sí, así es, tú puedes ser la nueva víctima. Se dan todas las circunstancias para ello. No hace falta mucho, solo un coche y el alcohol de una celebración. El que tú bebiste o el que otro bebió.

Y en un segundo, todo cambia, todo termina, nada tendrá solución, porque la muerte no pide permiso, ni le importa que sea Navidad.

Por eso, y aprovechando mi nuevo estado, puede que consiga salvar a alguno, pero eso solo  será posible si crees en los cuentos.

Como mucho podré llevarte conmigo a un lugar especial, “el país infinito”, “el país del rey Melenao”. Y solo si mi madre conoce la noticia de tu muerte y se propone escribir sobre ello.

Lo único cierto es que morirás y producirás un gran dolor. Que, como yo, ya no podrásbailar, reír, llorar, comer, amar, viajar, besar, soñar y cualquier otra actividad de vida.

Que tus padres no serán abuelos, aunque físicamente lo parezcan por lo que envejecerán de repente.

Que tus hijos serán huérfanos.

Que tu mujer o esposo se convertirán en viuda o viudo.

Que tus amigos, en el mejor de los casos, hablarán de ti en pasado.

Y tú, como dice la canción, le darás verde a los pinos y amarillo a la genista.

Piensa si merece la pena una copa más, una vida menos.

Yo que tú aprovecharía esta felicitación:

2015

“¡Hola, soy Helena, Feliz Navidad!”

Helena Castillo Zapata, muerta por la acción de un conductor con alcohol.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

www-quieroconducirquierovivir.com

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Acerca de Flor Zapata

Desde Abril de 2005, soy Flor Zapata, madre de Helena. Ese es mi pie de firma desde que escribo para concienciar sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Alcohol, Correo sin entregar, quieroconducirquierovivir y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *